El Congreso de los Diputados aprobó este miércoles el mayor el mayor ajuste presupuestario de la historia de la democracia para corregir la desviación del déficit público. Pese a que la mayoría absoluta del Partido Popular bastaba para sacar el decreto de reformas adelante, el Gobierno contó también con el respaldo de los diputados de CiU. En total, el ajuste salió adelante con 197 votos a favor, 138 en contra y cuatro abstenciones.

El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, fue el encargado de defender en solitario este miércoles las medidas. Desde su asiento, sin intervenir, contempló la intervención el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que hasta ahora ha delegado en Montoro, Luis de Guindos y en Soraya Sáenz de Santamaría la explicación de las medidas de ajustes aprobadas por el Consejo de Ministros.

Durante el debate de convalidación del Decreto Ley de Medidas urgentes en materia presupuestaria, tributaria y financiera para la corrección del déficit público, Montoro señaló que la subida del impuesto del IRPF y del IBI son medidas "ponderadas en términos económicos y sociales" y no afectan ni recaen sobre los sectores más débiles de la sociedad.

España está comprometida con la corrección del déficit públicoHa añadido que el Ejecutivo ha rechazado pedir esfuerzos a los autónomos y pequeños empresarios y ha decidido no subirles los impuestos, al tiempo que ha avanzado que el Gobierno examina cómo mejorar su financiación para que sean los "motores" de la creación de empleo.

"Son decisiones neutrales", recalcó Montoro en defensa del decreto ley, que calificó de "equilibrado", tras añadir que se trata de medidas excepcionales para un tiempo excepcional, para recuperar la credibilidad de España y "decir a los socios europeos que España está comprometida con la corrección del déficit público".

El ministro incidió en que el anterior Ejecutivo socialista conocía el desvío del déficit público en 2 puntos porcentuales del PIB y ha afirmado que hay que adoptar medidas correctoras también sobre los déficit de todas las administraciones públicas.

Un recorte de 8.900 millones

El Congreso da luz verde así a su primer paquete de medidas económicas, que incluyen una subida de impuestos y un recorte del gasto de 8.900 millones de euros. El decreto Ley contempla el alza del IRPF y del impuesto del IBI durante dos años, así como un incremento del 19% al 21% del impuesto sobre las rentas de capital y la congelación del salario de los funcionarios en 2012 y su prolongación de la jornada laboral semanal hasta las 37,5 horas.

Asimismo, el decreto prorroga el IVA superreducido al 4% en la construcción y recupera la deducción por la compra de la residencia habitual.

Estamos pidiendo un esfuerzo tributario, pero moderado y temporal

Montoro ha señalado que se trata de decisiones que deben cortar "de raíz" la crisis económica y ha cifrado en 15.189 millones de euros la reducción del gasto necesario para hacer frente a la "peor y más larga crisis de la historia".

Sobre la subida del IRPF, Montoro ha asegurado que no todos los españoles iban a sufrir las mismas consecuencias para salir de la crisis, por lo que el Gobierno ha pedido un esfuerzo, un sacrificio a quienes pueden hacerlo.

"No nos hubiera gustado (subir los impuestos), pero el interés general así lo requiere", dijo Montoro, quien cifró el recargo medio del alza del IRPF en 52 euros al año para las rentas de hasta 17.700 euros, y de 180 euros anuales, para aquellas de hasta 33.000 euros.

"Estamos pidiendo un esfuerzo tributario, pero moderado y temporal y con el compromiso del Gobierno de rebajar dicho impuesto una vez se ponga en marcha el crecimiento económico", resaltó el Ministro.

Según señaló Montoro, el Ejecutivo no ha querido elevar los impuestos que recaen sobre el consumo, sobre las capas sociales que más han sufrido la crisis y tienen mayores desventajas", pero "había que reaccionar así".

Por último, el ministro que dijo que "el problema ha sido hacer frente a un agujero" de 20.000 millones de euros, ha pedido a los grupos que dejen de lado las ideologías para tomar decisiones "que corten de raíz la crisis".

"Es un momento donde el debate político tiene que tener la altura", según Montoro, quien no obstante, reconoció que las medidas aprobadas por el Gobierno "no bastarán", ya que hacen falta reformas importantes como la del sector financiero o la del mercado laboral.

"Comulgar con ruedas de molino"

Por su parte el portavoz socialista en el Congreso, José Antonio Alonso, criticó que el nuevo Ejecutivo "castigue" a los asalariados, a las rentas medias y bajas y a los pensionistas.

"Con su política la economía española caerá en una profunda recesión y esto hará más insostenible la financiación de la deuda", dijo Alonso, que ha pedido al PP que tramiten el decreto por el procedimiento ordinario para poderlo enmendar.

El Grupo Mixto denuncia el impedimento del Congreso a que hablen sus portavoces

Alonso recriminó a Rajoy que callara "una y otra vez" durante el debate electoral y de investidura sobre la subida de impuestos que han aprobado.

"Un recorte tremendo en términos de equidad", dijo, tras señalar que las familias con ingresos por debajo de 53.000 euros anuales, que representan el 95% de los contribuyentes (17 millones de personas) soportarán la mayor parte del incremento tributario.

Alonso terminó su intervención pidiendo a Montoro que no les haga "comulgar con ruedas de molino", y ha reiterado que el PP conocía la situación real de las cuentas públicas ya que la mayoría de las comunidades autónomas están gobernadas por ese partido.

Los portavoces del Grupo Mixto que intervinieron en el pleno del Congreso han denunciado los impedimentos que ha puesto esta Cámara para que puedan hablar los ocho partidos que lo conforman, ya que en el debate de esta jornada la Presidencia solo ha permitido que lo hagan tres de ellos.

CiU respalda las medidas

Pese al rechazo de la oposición, el PP no aprobó en solitario la subida de impuestos y el ajuste presupuestario. El Gobierno contó con el apoyo de CiU, que, según su portavoz económico, Josep Sánchez Llibre, votó a favor por "coherencia y rigor económico".

Sánchez Llibre afirmó que se trata de una decisión de "coraje político" ante la delicada situación económica del país, pese a que no comparte la subida del IRPF, que aseguró que "no tiene sentido" y que su grupo no comparte la medida.