Qué fue de... 'El kiosko'

  • El programa infantil de los ochenta que sustituyó a 'Dabadabadá' dio fama a Verónica Mengod y Pepe Soplillo.
  • El muñeco del programa fue diseñado por Jim Henson.
Verónica Mengod y pepe Soplillo, las estrellas de 'El kiosko'.
Verónica Mengod y pepe Soplillo, las estrellas de 'El kiosko'.
ARCHIVO

Sucesor y heredero de Dabadabadá, El kiosco se emitió en TVE entre 1984 y 1987. Clásico programa infantil, combinaba números humorísticos con fragmentos educativos, juegos y canciones como la que abría el programa: "Si tus cosas no van muy bien... no te apures, alégrate. Todo tiene solución. El kiosco te hará soñar, puedes reír y disfrutar...".

1. Verónica Mengod. Su padre, Julio Mengod, creó las sintonías de Más vale prevenir, A vista de pájaro o Quién sabe dónde, y también de El kiosko. Su hija fue la elegida, con solo 17 años, para presentar el programa: su desparpajo y belleza la convirtieron en uno de los rostros del momento. Tras intervenir en Por la mañana (junto a Jesús Hermida) o El precio justo (con Joaquín Prat), orientó su carrera hacia la interpretación, desfilando por La casa de los líos o ¡Ala... Dina! Casada desde los 20 años, tiene 2 hijos y acaba de ser abuela.

2. José Carabias. Su inconfundible voz daba vida a Pepe Soplillo, el muñeco (creado por Jim Henson) que presentaba el programa con Mengod. Fue Luis Ricardo en El monstruo de Sanchezstein, participó en El liguero mágico o La avispita Ruinasa y gracias a su papel del Papa con Cruz y Raya, recuperó popularidad. Ha actuado en Águila Roja.

3. José Ramón Sánchez. El dibujante nació en Santander en 1936: diseñó carteles del PSOE, ilustró una Constitución española y trabajó en Dabadabadá antes que en El kiosco. Sus dibujos sobre cine alcanzaron gran popularidad: su hijo, Daniel Sánchez Arévalo, es ahora un exitoso director.

4. Joe Rígoli. El humorista, nacido en Buenos Aires, ya trabajaba en un circo a los 14 años. En España triunfó con el personaje Felipito Takatún y su frase "Yo sigo". Arruinado ("he pedido limosna", asegura), sobrevive gracias a Cáritas.

Toda una vida en la televisión

Una sintonía inconfundible (obra de Julio Mengod y claro ejemplo de los ochenta en la tele), unos revolucionarios (para la fecha, claro) efectos digitales y la firma de Ramón Pradera, director y realizador. No era su primer trabajo en TVE: desde los setenta había dirigido Hoy por hoy, 300 millones o Dabadabadá. Pradera estuvo también detrás de concursos como Todo queda en casa y El precio justo. En 1990 participó en la puesta en marcha de Antena 3 y después saltó a Telemadrid.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento