Cristina Fernández
La presidenta argentina  llega a su despacho en la Casa Rosada en Buenos Aires (Argentina). EFE/PRESIDENCIA ARGENTINA

La presidenta argentina, Cristina Fernández, recibió este sábado el alta médica después de que los estudios clínicos descartaran la existencia de cáncer en la glándula tiroidea que le fue extirpada, según informó el portavoz presidencial, Alfredo Scoccimarro.

La jefa de Estado ha abandonado el hospital Austral en el helicóptero presidencial que la esperaba en el centro médico para trasladarla a su residencia de Olivos, en las afueras de la capital argentina.

"El estudio histopatológico definitivo constató la presencia de nódulos en ambos lóbulos de la glándula tiroides de la presidenta, pero descartó de células cancerígenas, modificando el diagnóstico inicial de la punción", señaló el informe médico leído por el portavoz presidencial en las puertas del hospital.

La glándula tiroidea presentaba "adenomas foliculares", agregó el parte médico que anunció el alta de la mandataria y adelantó que "de acuerdo a este favorable diagnóstico, el equipo a cargo considera que el tratamiento quirúrgico realizado es suficiente, no siendo necesaria la administración de yodo radiactivo".

Fernández fue ingresada el pasado miércoles con un diagnóstico de carcinoma papilar en el lóbulo derecho de su glándula tiroidea, que obligó a practicarle una tiroidectomía total.

En las últimas horas, la presidenta "descansó normalmente y se encuentra en óptimo estado general", concluyó el informe leído por el portavoz, que aprovechó para expresar el agradecimiento de Fernández y sus familiares por las muestras de afecto recibidas en estos días.

La Casa Rosada no ha confirmado si, a la vista de este cambio de diagnóstico, Cristina Fernández mantendrá la licencia médica prevista hasta el 24 de enero.

"Falso positivo"

La Unidad Médica Presidencial emitió este domingo un comunicado para expresar por escrito que no ponen "en tela de juicio el profesionalismo" de los dos especialistas que firmaron el texto, con el fin de acallar las voces críticas que pusieron en duda ese diagnóstico inicial.

"Diagnóstico: tiroides lóbulo derecho sector medio-superior. Muestra 1: citología compatible con carcinoma papilar de células foliculares (Bethesda categoría VI). Muestra 2: citología compatible con bocio coloide nodular (Bethesda II)", señala el informe del Centro Maipú.

"Estos resultados están contemplados dentro del 2 % de las estadísticas bajo la denominación 'falso positivo' y que sólo puede verificarse una vez realizada la intervención quirúrgica y extraído el órgano afectado. Afortunadamente, el caso de la presidenta ingresó en este margen estadístico", señala el comunicado.