Viktor Orban
El primer ministro húngaro, Viktor Orban (centro), se reúne con el presidente del Banco Nacional de Hungría Andras Simor (dcha) en el Parlamento en Budapest. Tamas Kovacs / EFE

El grupo de los liberales ha instado este viernes al Parlamento Europeo (PE) a investigar los riesgos que a su juicio corren las libertades fundamentales en Hungría, después de que este país aprobara una treintena de leyes y una reforma constitucional sobre las que la Comisión Europea mantiene sospechas.

Los liberales han pedido en un comunicado que el Parlamento Europeo lidere un procedimiento para constatar "el claro riesgo de violación grave de los valores fundamentales" por parte del Gobierno de Viktor Orbàn. En concreto, la demanda ha ido dirigida al órgano en la Eurocámara competente en la materia, la Comisión de Libertades Civiles.

El presidente de la Alianza de Demócratas y Liberales por Europa, Guy Verhofstadt, declaró que, frente a la "deriva manifiestamente autoritaria de Budapest, el Parlamento Europeo, que representa a los ciudadanos europeos y, especialmente, a los húngaros que cuentan con nuestro apoyo, debe emplear todas las prerrogativas que el Tratado (de la UE) le otorga para actuar".

Europa no puede permitirse añadir una crisis moral a la crisis de la deudaEn concreto, se refirió al artículo 7, párrafo 1, según el cual el Parlamento podría investigar y evaluar "la realidad de las amenazas para las libertades civiles" en el país. Para Verhofstadt, el respeto de los derechos fundamentales "es un compromiso incondicional para todos los Estados miembros".

"Europa no puede permitirse añadir una crisis moral a la crisis de la deuda y económica que ya crea fuertes tensiones en nuestras sociedades", apuntó. Por otra parte, los presidentes del Partido Popular Europeo, Wilfried Martens, y del grupo del Partido Popular en el PE, Joseph Daul, aseguraron que respaldarán las recomendaciones que haga la Comisión Europea para garantizar que Hungría cumpla totalmente con la legislación comunitaria.

La Comisión Europea analiza actualmente las traducciones al inglés y francés de varias leyes húngaras a fin de determinar si están en línea con el derecho comunitario. Si no es así, Bruselas advertirá a Budapest de que tiene que introducir cambios en los textos, y si esto no se produce, podría denunciar al país ante el Tribunal de Justicia de la UE.

"Confiamos en que el primer ministro, Viktor Orbàn, trabaje estrechamente con la cúpula de la Comisión para garantizar que la legislación cumpla con la ley de la UE y, si es necesario, hacer modificaciones", concluyeron los líderes populares.

"Bono basura"

Por otra parte, la agencia de calificación de riesgos Fitch bajóla calificación de la deuda soberana de Hungría al nivel de BB+, lo que supone equipararla al "bono basura", según informó la prensa económica local. La agencia situó en perspectiva negativa la deuda húngara, con lo que no descarta rebajarla en el futuro.

Fitch es la tercera entidad calificadora que reduce la calificación de la deuda soberana del país a este nivel, después de que Moody's anunciara esa decisión el 6 de diciembre pasado y 15 días más tarde lo hiciera Standard & Poor's. Fitch justificó su medida con el empeoramiento de las perspectivas de crecimiento de Hungría debido a la "política económica no ortodoxa" que dificulta el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Unión Europea sobre un préstamo.