La Policía brasileña investiga si un niño español negro fue víctima del racismo en Sao Paulo

  • El pequeño, de seis años, es adoptado y de origen etíope.
  • Habría sido expulsado de un restaurante de Sao Paulo.
  • Sus padres, Cristina y Jordi, de Barcelona, estaban de vacaciones.
Pizzería Nonno Paolo, de Sao Paulo.
Pizzería Nonno Paolo, de Sao Paulo.
Nonno Paolo.

La Policía brasileña investigará si un niño español de seis años y origen etíope fue víctima del racismo en un restaurante de la ciudad de Sao Paulo del que al parecer fue expulsado por ser negro, han informado este martes fuentes oficiales.

"Se abrió una investigación para verificar si ocurrió, como mínimo, coacción ilegal, pero también intentaremos establecer si el caso puede ser encuadrado en la ley brasileña que tipifica los delitos de discriminación por raza o color", dijo el comisario Marcio de Castro Nilsson, responsable de la indagación.

El hecho ocurrió el pasado viernes en una pizzería de Sao Paulo, la mayor ciudad brasileña, y fue denunciado ese mismo día por la madre del menor, una turista de 42 años identificada tan solo como Cristina que se encontraba de vacaciones en Brasil desde mediados de diciembre con su marido, Jordi, y su hijo. Según los españoles, que el lunes regresaron a Barcelona, donde residen, su hijo, de 6 años, adoptado en Etiopía, fue expulsado del restaurante Nonno Paulo, en el barrio de Vila Marina, por un empleado del establecimiento que inicialmente se identificó como gerente.

De acuerdo con la denuncia, el menor, al parecer por su raza, fue confundido con un niño de la calle y tomado por el brazo hasta la puerta del establecimiento. La madre aseguró que el menor, que no habla portugués, estaba solo en la mesa mientras sus padres se servían en el bufé y que, tras no poder responder a lo que un empleado del restaurante le preguntaba, fue expulsado del local.

Los padres dijeron que, tras reparar que el niño no estaba en la mesa, salieron a buscarlo y lo encontraron a casi una calle del restaurante llorando y muy asustado. Los responsables del restaurante aseguraron que el chico fue confundido con uno de los niños de la calle que habitualmente entran en la pizzería a pedir limosna, según la denuncia.

El restaurante, sin embargo, alega en un comunicado que nadie tocó al niño y que él mismo se levantó de la mesa y salió del establecimiento al ser preguntado por sus padres de los que al parecer se había perdido. "Hasta ahora no escuché a nadie del restaurante, pero quiero saber qué ocurrió, cómo trataron al niño y quiénes estaban en el local en ese momento", dijo De Castro Nilsson, de la trigésimo sexta comisaría de Policía Civil de Sao Paulo.

"Mi tesis es que, por la situación relatada, como mínimo ocurrió una coacción ilegal y tal vez el delito de racismo debido a que un niño etíope negro fue expulsado de un establecimiento aparentemente por sus características físicas", agregó. La legislación brasileña prevé penas de hasta cuatro años de prisión para los responsables de delitos de racismo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento