Ajuste económico
Los expertos piden que se vigile si las medidas de ajusten producen un empobrecimiento de las condiciones de vida. REUTERS

Apenas seis días después de anunciar unos recortes de hasta 8.900 millones de euros en el gasto y subidas de impuestos de hasta 6.275 millones, el recién llegado Gobierno de Mariano Rajoy aprobará este jueves nuevas medidas de ajuste "para taponar la herida del déficit público", tal como adelantó el lunes el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. Será entonces cuando se celebre el próximo Consejo de Ministros, que no se celebra el viernes –como es costumbre– por ser festivo.

A este segundo paquete de medidas –el "inicio del inicio", tal como describió la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría– habría que añadir la inminente reforma laboral prometida por Mariano Rajoy para principios de año. Patronal y sindicatos tienen hasta el día de Reyes para llegar a un acuerdo; de no ser así, legislaría el Ejecutivo por su cuenta.

Vendrán más ajustes en el sector público

Un primer análisis del paquete de medidas aprobado el pasado viernes por el Gobierno deja tres líneas claras de debate entre expertos consultados por 20 minutos. Con los ajustes hay poco margen de maniobra, no ayudarán al crecimiento económico a corto plazo y vendrán acompañados de nuevas subidas, que apuntan al IVA y a los impuestos especiales (alcohol o carburantes, entre otros).

Valentí Pich. Presidente del Consejo General de Colegios de Economistas.

"Estamos ante un tijeretazo inicial a brocha gorda. Luego vendrán los de los matices. No hay que perder de vista que las previsiones apuntan a que este primer trimestre será peor que el último de 2011, y aunque estas medidas no ayudarán al crecimiento, son las únicas que se pueden hacer. Sin entrar en si el paquete de ajustes es positivo o negativo, son medidas progresivas, más propias de un Gobierno socialdemócrata. Son difíciles de juzgar hasta que no tengamos los Presupuestos Generales del Estado. Las reformas responden a lo que necesita el Estado: no solo recaudar, sino hacerlo además rápidamente. Y en esa línea vendrán más ajustes en el sector público".

José García Montalvo. Catedrático Universitat Pompeu Fabra

"El equilibrio es delicado: hay que generar confianza en los mercados, pero no hay que perder de vista si se produce un empobrecimiento de las condiciones de vida. El consumidor, al perder renta, pierde también capacidad. En el segundo trimestre del año ya se podría ver el impacto de estas medidas, aunque en el horizonte se puede intuir una subida del IVA, a pesar de que Rajoy aseguró que su intención era la de no tocarlo. Aún con estas reformas no hay que perder de vista que para lograr el objetivo de déficit en 2012 faltan más de 20.000 millones de euros".

Francisco de la Torre. Inspectores de Hacienda del Estado (IHE).

"Era algo prácticamente inevitable. Los resultados de algunos de los ajustes serán inmediatos, cuando el trabajador vea cómo serán sus nuevas nóminas. Gastaremos menos, por lo que a corto plazo no ayuda al crecimiento. Respecto a los impuestos especiales, se pueden tocar en casi cualquier momento. El impuesto de sociedades es la gran reforma pendiente en la fiscalidad española".