Cada vez son más los aragoneses que, ya sea por amor o por conveniencia, deciden contraer matrimonio con ciudadanos extranjeros. El número de bodas mixtas casi se ha triplicado en los últimos cinco años y cada vez son más los inmigrantes que recurren a esta opción para regularizar su situación.

El año pasado se registraron en Aragón 470 uniones entre españoles y extranjeros, frente a las 170 que hubo en el año 2000. Según estas cifras, los matrimonios mixtos ya suponen el 9% de las más de 5.000 bodas que hay cada año en Aragón, según los datos provisionales del Instituto Aragonés de Estadística.

Este incremento se debe principalmente al boom que registra la población extranjera desde hace años. Sin embargo, cada vez son más los que se casan con españoles para regularizar su situación. «Hay muchos matrimonios mixtos que sólo duran unos meses y otros que se rompen cuando uno de los cónyuges se da cuenta de que su pareja se casó con él por interés», explican fuentes judiciales.

 Las mujeres, inmigrantes

La mayoría de los matrimonios mixtos que se registran en Aragón son de español con mujer inmigrante. Este tipo de uniones casi triplica a las compuestas por española y extranjero (el año pasado hubo 355 de las primeras y 110 de las segundas). El año pasado también se registraron en Aragón cinco bodas entre homosexuales, en las que uno de los cónyuges era extranjero. La mayoría de los inmigrantes que contraen matrimonio con españoles tienen entre 20 y 29 años, seguidos de los que están en la franja de edad que oscila entre los 30 y los 39 años.

5.240 matrimonios hubo el año pasado en la comunidad aragonesa. La mayoría (3.484) de ellos fueron religiosos.