La subida del IRPF le costará 222 euros de media a cada declarante

  • Los más de 15 millones de trabajadores con menor sueldo verán descontados entre 52 y 180 a más en su declaración.
  • El Gobierno autorizará avales por 100.000 millones a los bancos.
  • Claves de la subida de impuestos.
De Guindos, Sáenz de Santamaría, Montoro y Báñez.
De Guindos, Sáenz de Santamaría, Montoro y Báñez.
Susana Vera / REUTERS

La subida del impuesto de la renta del trabajo aprobada el pasado viernes por el Gobierno supondrá un descuento de unos 222,5 euros anuales de media por cada declarante. Más en concreto, a los trabajadores que ganen 17.707 euros anuales brutos o menos –es decir, el 55,2% del total– se les aplicará un gravamen extraordinario que les restará 52,7 euros de media al año. Los asalariados verán cómo su nómina mengua a partir del mes que viene.

Por su parte, la otra gran bolsa de contribuyentes, los que perciben entre 17.707 y 33.007 euros brutos al año, deberán abonar unos 180 euros más al año, según datos facilitados por el Sindicato de Técnicos de Hacienda Gestha. El incremento de la presión fiscal será progresivo, tal como insistió en constatar el nuevo Gobierno. Tras el plan de ajuste decretado por Mariano Rajoy, quienes ganan entre 33.007 y 53.407 euros brutos pagarán 448 euros de media; los que cobran entre 53.407 y 120.000 euros, pagarán 1.153 euros al año, y así hasta quienes perciben al menos 300.000 euros. Estos últimos, a los que se les aplicará un gravamen extra del 7%, verán menguar su salario unos 13.485 euros en 2012.

Las rentas del trabajo son las que tendrán que soportar las mayores cargas, si bien también se cargará sobre las del ahorro. Según Gestha, los 12 millones de ahorradores que declaran tener menos de 6.000 euros (el 95,5%) tendrán que abonar un impuesto extra de 30 euros de media al año. Esta cantidad asciende hasta 352 euros en el caso de quienes tengan entre 6.000 y 24.000 euros acumulados. Por último, para quienes hayan ahorrado más de 24.000 euros, la media a pagar en 2012 será de unos 6.264 euros.

Este es uno de los grandes recortes aprobados por el nuevo gobierno de Rajoy en el Consejo de Ministros del pasado viernes y que buscan reducir el gasto en 8.900 millones y aumentar los ingresos en 6.275 mediante la subida de impuestos. "Es el inicio del inicio", según afirmó la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría.

Impuesto a la vivienda. De forma extraordinaria y transitoria, se establece un incremento en el Impuesto de Bienes Inmuebles para el 50% de las viviendas de mayor valor catastral. Se aplicará así un tipo progresivo (del 10% al 4%) dependiendo de la antigüedad de la última revisión catastral. Por ejemplo: una vivienda con un valor de mercado de 150.000 euros, cuyo valor catastral haya sido revisado antes de 2002, pagaba hasta ahora 150 euros de media. A partir de este año, pagaría 165 euros.

Se dobla el dinero en avales a los bancos. El decreto ley de prórroga de los Presupuestos incluyó también dos noticias para la banca. Las cajas de ahorros evitarán quedar convertidas en fundaciones si pasan a controlar menos del 50% del capital del banco con el que ejercen la actividad financiera. Además, el Estado autorizó otorgar avales de 100.000 millones de euros a la banca durante el año recién comenzado. En 2011, este importe fue de 59.900 millones.

Congelación funcionarial. El ajuste será más duro aún para los funcionarios. Entre las medidas aprobadas este fin de semana está la congelación de salarios para todos los empleados públicos. Estos sufrirán además en 2012 una rebaja de sueldo de facto, ya que también han visto ampliado su horario laboral sin que por ello se toque su remuneración. Así, a partir de ahora deberán trabajar 37,5 horas semanales en todo el territorio. En caso de que quieran seguir con su jornada laboral anterior, deberán aceptar una bajada de sueldo proporcional, tal como indicó el Ejecutivo.

Asimismo, no se repondrán los funcionarios que se jubilen y solo se renovarán en un 10% para los colectivos de docentes, sanitarios, Fuerzas Armadas, cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado y cuerpos de lucha contra el fraude fiscal. Por cada 10 empleados públicos de estos cuerpos que se retiren, llegará uno.

Sueldo mínimo congelado. El Gobierno de Mariano Rajoy, en aras de favorecer la "moderación salarial", congeló el SMI por primera vez en la democracia y lo fijó en 641 euros brutos mensuales. Con la subida prevista de los precios –alrededor del 1%–, supondrá, en la práctica, una progresiva pérdida de capacidad de compra para estos trabajadores.

Pensiones actualizadas. Los más de nueve millones de pensionistas españoles verán actualizado el poder adquisitivo de sus prestaciones un 1%, en sintonía con las previsiones del Índice de Precios al Consumo (IPC) que maneja el Gobierno para todo este año. La mayor revalorización será para las pensiones mínimas, que se incrementarán un 2,9%. La pensión media en 2012 será de unos 819 euros al mes, y contará con unos 113 euros anuales más.

Esta actualización supondrá un desembolso de 1.382 millones de euros para las arcas públicas. Además del gasto en pensiones, el Ejecutivo mantendrá el llamado Plan Prepara, la ayuda de 400 euros mensuales para los parados que ya hayan agotado su prestación por desempleo. Este subsidio permanecerá vigente al menos otros seis meses.

Adiós al canon digital. Durante el pasado Consejo de Ministros se decidió la supresión del canon digital, que se sustituirá por un "mecanismo de compensación" que aún está por definirse en un real decreto.

Menos subvenciones. El Consejo de Ministros del viernes aprobó recortar en 600 millones de euros las subvenciones y préstamos para I+D+i, así como las de ayuda al desarrollo. Asimismo, se reduce en un 20% la partida de subvenciones a partidos políticos, sindicatos y otros agentes sociales.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento