La asociación ecologista Arca confía en ganar también el recurso presentado contra la autorización para extraer agua del embalse del Ebro, distribuirla al río Besaya y devolverla después al pantano, toda vez que la obra del denominado Bitrasvase fue declarada ilegal a principios de este año por la Audiencia Nacional.

De este modo, y "si no pasa nada extraño", Arca espera que salga adelante el contencioso presentado contra el trasvase de caudales entre ambas cuencas, según ha expresado su presidente, Gonzalo Canales.

En una entrevista concedida a RNE y en la que participó Europa Press, ha reiterado que el Bitrasvase Ebro-Besaya, que se inauguró en 2007 aunque no entró en funcionamiento hasta el verano de 2010, supone una gestión del agua basada en "la obra pública" y el "hormigón", en "sacar agua de donde sea", pero sin gestionar "para nada" la demanda ni tratar de minimizar los consumos o fomentar el ahorro.

Ha añadido que esta obra "faraónica" —supuso una inversión de más de 70 millones de euros y puede transportar 2.500 litros por segundo— tiene un "enorme coste", tanto desde el punto de vista de la construcción como del mantenimiento y la gestión, que ha tachado de "insostenible" y "barbaridad".

Por ello, Arca presentó un recurso contra la obra del Bitrasvase y, en enero de 2011, la Audiencia Nacional la declaró ilegal, por la tramitación del impacto ambiental, que se encomendó a Cantabria cuando correspondía al Estado, al ser un infraestructura de interés general.

En consecuencia, este colectivo confía también en ganar el recurso presentado contra la autorización para gestionar el agua, para llevarla del Ebro a la cuenca del Besaya y devolverla después al embalse de Campoo, y obtener "directamente" una sentencia favorable.

Las consecuencias, A

Largo plazo

En cualquier caso, y tal y como ha apuntado Canales, las consecuencias de ambos fallos, —el de la obra y el de la autorización para gestionar el agua— se notarán "a largo plazo", ya que la administración "ha aprendido mucho" y opta "siempre" por recurrir ante el Tribunal Supremo, que padece de forma "endémica" un "atasco monumental", de modo que tarda varios años en resolver.

"Me imagino que tardaremos cuatro años en tener sentencia firme y poder solicitar el cierre de la obra y de todo el Bitrasvase", ha reflexionado el presidente de Arca, para quien el agua en Cantabria se está "gestionando mal" desde hace "décadas", lo que conlleva "daños enormes" al medio ambiente.

Después de recordar que la región padece un problema "puntual" de abastecimiento de agua en verano, que coincide con una fuerte demanda derivada de la gran afluencia de turistas y que suele durar "quince días o un mes", Canales ha manifestado no entender cómo no se han estudiado "otras alternativas" para solventar esta situación.

En cualquier caso, ha asegurado que, aunque se anule el Bitrasvase, Cantabria no se quedará sin agua ya que tiene "suficiente para abastecerse".

Sentencias de derribo

Al margen de este asunto, Gonzalo Canales se ha referido a las sentencias de derribo y que afectan a cerca de 600 viviendas en toda la Comunidad, fundamentalmente en municipios de la franja litoral.

La última, dictada por el Supremo y publicada hace una semana, confirmaba la anulación del plan parcial del Alto del Cuco. "Era algo que esperábamos, estaba cantado", ha confesado.

En cuanto al conjunto de los derribos y la ejecución de los mismos, ha asegurado que en la administración "sí hay dinero para pagarlos", de modo que el problema es que "la administración no se quiere gastar el dinero en esto", pese a que va a "poner millones de euros" en el Racing de Santander, según ha dicho.

"Dinero hay en la administración, lo que pasa es que no hay ganas de gastárselo en cosas necesarias", ha lamentado, antes de recordar que los derribos se pagarán entre "todos" los cántabros.

Ene este sentido, Canales ha indicado que éste es "uno de los graves defectos que tiene hoy en día el sistema", ya que a su entender la responsabilidad civil y patrimonial debería recaer en los que hacen "mal su trabajo", es decir, los que autorizan y dan licencias, que principalmente son los alcaldes y que "se van siempre de rositas".

El concurso eólico,

Un apaño heredado

Por otro lado, y en relación al desarrollo eólico en la región, que también ha sido recurrido por Arca ante los tribunales, el presidente de esta asociación cree que existen "probabilidades muy altas" de que la justicia estime el recurso presentado.

En este sentido, ha asegurado no entender por qué el anterior Gobierno PRC-PSOE convocó un concurso público para adjudicar 1.500 megawatios de energía eólica cuando el Plenercan (Plan Energético de Cantabria) contemplaba solo 300.

Ha añadido al respecto que, para tratar de paliar el "golpe" en los tribunales, el nuevo Ejecutivo del PP ha hecho un "apaño heredado". Así, como ha recordado, las "primeras declaraciones" del presidente, Ignacio Diego, fueron que "iba a anular el concurso eólico". Sin embargo, "se ha sentado de presidente y para nada lo ha anulado", sino que "trata de conservarlo todo lo íntegro que puede" haciendo un nuevo plan energético que "dé amparo a la chapuza inicial".

"Cuando haces una chapuza y no la corriges desde la base, sino que pones parches, la chapuza se agranda", ha reflexionado Canales, para quien el desarrollo eólico es "otra de las cosas sorprendentes que hace la administración".

"A Arca nos cuelgan el 'San Benito' de los malos, pero no es que seamos malos, es que nuestra administración es muy inepta, muy torpe" y "tiene unos intereses detrás, escondidos, que no son el interés general", ha concluido.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.