El Parlamento gallego afronta un año con un recorte en sus cuentas que alcanza el 1 por ciento respecto a 2011 situándose en niveles de 2006, que significa un disminución en todos los ámbitos posibles, salvo en la implantación de nuevas tecnologías, aspecto que se ve reforzado el próximo ejercicio. Son un total de 17.421.406 euros presupuestados, en los cuales existe un ahorro en combustibles, frente al año anterior, que alcanza los 20.000 euros, en un ejercicio en que la Cámara cuenta con un coche oficial menos.

Con el acuerdo de la Mesa del Parlamento de finales de 2011, los vehículos oficiales, salvo el de la presidenta, pasaron a formar parte del parque común, aunque los miembros del órgano rector tenían la facultad de designar un conductor de confianza, algo a lo que renunció a principios de legislatura la presidenta, Pilar Rojo, que tenía derecho a dos; y el vicepresidente, José Manuel Baltar, que podía hacer lo propio con uno de ellos.

Fue con la llegada de la diputada nacionalista Carme Adán a la Vicesecretaría Segunda de la Mesa, en sustitución del también nacionalista Anxo Quintana, cuando se adoptó el acuerdo para que los coches pasasen a ser de uso comunitario en el Parlamento, aunque los nacionalistas consideraron insuficiente el acuerdo, toda vez que la parlamentaria del Bloque renunció por completo a esta prerrogativa y se desplaza por sus propios medios.

En todo caso, los demás miembros de la Mesa sólo pueden emplear el vehículo para los desplazamientos que soliciten derivados de su actividad institucional.

Esta situación también motivó que el BNG se abstuviese en la votación de los presupuestos del Parlamento, tanto en el hemiciclo gallego cuando se votó este capítulo, como en la propia Mesa de la Cámara, debido al escaso ahorro que se propicia. Según los cálculos de los nacionalistas, la supresión del coche que le correspondía designar a esta formación supone un ahorro de alrededor de 60.000 euros, contando mantenimiento, combustibles y sueldo.

Así las cosas, las cuentas del Parlamento autonómico para este año que ahora comienza recoge una reducción de 20.000 euros en combustibles, al pasar de 50.000 euros presupuestados a 30.000 euros.

Ahorros en protocolo y propaganda

Por otro lado, las cuentas de la Cámara gallega registra otros ahorros, en cuestiones como las atenciones protocolarias, que experimentan una reducción de 12.000 euros, o el ámbito publicitario, que ve reducidas sus cuentas en 5.000 euros. Sin embargo, sube el apartado de cobertura informativa hasta los 158.000 desde los 105.200 euros de 2011. En personal eventual de gabinete se reducen las cuentas en 40.000 euros, hasta los 507.354 euros.

En prensa, revistas, libros y otras publicaciones, el Parlamento se ahorrará este 2012 unos 20.000 euros, mientras que las becas ven aumentadas sus cuantías pasando de los 96.000 a los 120.000 euros presupuestado. Otra de las reducciones significativas se hace en adquisición de colecciones de arte, capítulo que desciende en 10.000 euros, pasando a ser 15.000 euros los previstos para 2012.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.