La consejera de Agricultura y Ganadería, Silvia Clemente, ha asegurado que la decisión de la Junta de Castilla y León de excluir el gasóleo agrícola del pago del 'céntimo sanitario' —el nuevo impuesto que aplicará el Gobierno autonómico en 2012 para ayudar a financiar la sanidad— ha sido "muy meditada, ponderada y medida" con el objetivo de favorecer la actividad económica que desarrolla el sector agrario y no imponer un nuevo gravamen a un colectivo que "ya ha soportado un encarecimiento excesivo de los costes de producción".

En una entrevista a la agencia Europa Press, Silvia Clemente ha insistido en que la exclusión del gasóleo agrícola para el pago del 'céntimo sanitario' responde, además, a la importancia que tiene el sector agrario en la aportación al crecimiento económico de la Comunidad.

"Hemos entendido que el sector agrario soporta unos costes de producción con un incremento en los últimos años muy elevado", ha precisado la consejera, que ha citado la electricidad entre esos costes de producción que han sufrido un "crecimiento desorbitado" y que ha achacado a la "malísima política del anterior Gobierno socialista por la liberalización de la tarifa eléctrica".

"Entendemos que ya han soportado un encarecimiento excesivo en los costes de producción", ha reconocido Silvia Clemente, que ha explicado que ante estas circunstancias el Gobierno regional entendió que los productores del campo de Castilla y León no debían de ser los destinatarios del nuevo impuesto, máxime cuando el gasóleo es "un factor de producción es básico para la agricultura y la ganadería".

Por todo ello, ha aseverado que la exoneración de este colectivo en el pago del 'céntimo sanitario' —también quedará exento el gasóleo de calefacción— obedece a una decisión "ponderada y muy medida" de la Junta que pretende favorecer la actividad económica que desarrolla el sector agrario y que "se ha tenido muy en cuenta a la hora de decidirlo".

Consulta aquí más noticias de Valladolid.