Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (FCSE) han reforzado el control respecto al comercio de cobre para las chatarrerías, logrando con ello que las sustracciones de este material, cuyo precio de la materia prima ha aumentando, registren un descenso durante este año en la Región de Murcia.

Y es que, la respuesta policial ante esta modalidad delictiva se ha traducido en una apuesta de la Policía Nacional y la Guardia Civil mediante el "refuerzo de este control respecto al comercio de cobre para los centros gestores de residuos metálicos y establecimientos de comercio al por mayor de chatarra y productos de desecho" y la labor policial preventiva.

En virtud de esta normativa, se obliga a los establecimientos a comunicar diariamente por medios telemáticos a las Jefaturas Superiores de Policía, Comisarías y Puestos de la Benemérita, de manera simultánea su inscripción en los correspondientes libros-registro, las entradas de material de cobre.

Desde la 5ª Zona de la Guardia Civil de Murcia se constata un "ligero descenso" en el número total de infracciones penales de este tipo, así como en el número de detenidos por los delitos relacionados con el plan, como la receptación y el robo con fuerza en las cosas, según informa a Europa Press.

La lectura que se hace desde el citado Cuerpo es positiva, en el sentido de que el aumento de los servicios preventivos "ha surtido efecto a la hora de disuadir a aquellos que roban el cobre en explotaciones agrícolas, obras o tendido eléctrico, entre otros lugares, con la finalidad de venderlo posteriormente en centros de reciclaje o chatarrerías".

Desde la Policía Nacional de Murcia, su portavoz, Javier de Pedro, ha precisado, en declaraciones a Europa Press, que el Plan específico para la prevención y actuación ante este fenómeno delictivo ha permitido que durante 2011 se hayan realizado en la Región de Murcia, en su ámbito competencial, una media de 80 inspecciones (unas 20 por trimestre), aproximadamente, en establecimientos de compraventa de chatarra.

Junto a estas labores "se han llevado a cabo actividades de control de libros de registro en un número similar", apunta Javier de Pedro, quien subraya que el número de inspecciones realizadas en 2010 "es prácticamente el mismo".

El descenso de este tipo de sustracciones se sitúa en casi un 12 por ciento respecto a 2010 en el caso de la Policía Nacional, que lo atribuye a las medidas de prevención que "cada vez más ponen las personas que son titulares donde hay cobre instalado, ya que es un elemento valioso". Influye, igualmente, "la formación y la eficacia policial para combatir este fenómeno".

Cómo combatir el robo de cobre

Los servicios planificados al respecto en la Guardia Civil se han basado, fundamentalmente, en "el refuerzo de los servicios de prevención de la seguridad ciudadana de las seis compañías territoriales de la Benemérita", que comprende Murcia, Cieza, Caravaca, Torre Pacheco, Cartagena y Lorca.

Ello se ha logrado mediante el empleo de unidades reunidas, principalmente de la Unidad de Seguridad Ciudadana —cuenta con entre 20 y 30 efectivos—; las de Compañía —entre 10 y 20 efectivos—, así como de los diferentes Grupos Rurales de Seguridad distribuidos por el conjunto nacional.

El helicóptero Eurocopter EC 135 del Servicio Aéreo de la Guardia Civil, con sede en la pedanía murciana de Javalí Nuevo, también ha colaborado en estos servicios, las patrullas territoriales de los diversos puestos y el apoyo de otras especialidades con el objetivo de establecer dispositivos de cierre en los puntos más sensibles en los que, de manera reiterada, se ha sustraído cobre.

Mientras que desde el Cuerpo Nacional de Policía, Javier de Pedro ha subrayado que "se aporta más personal dedicado a la investigación de este tipo de delitos, más personal dedicado al control de los lugares donde se vende y una mayor formación".

Previsiones para 2012

De ahí que sendos Cuerpos coincidan en aventurar que las previsiones que se manejan para el próximo año reflejen un descenso en el número de delitos de sustracciones de cobre, ya que con la nueva normativa, se ejercerá un mayor control en las chatarrerías, que se verán obligadas a comunicar diariamente por medios telemáticos a las Jefaturas Superiores de Policía, Comisarías y Puestos de la Guardia Civil, atendiendo a su demarcación territorial, las entradas de material de cobre, especificando la información sobre cantidad, origen y características. "Se tendrá constancia diaria de lo que compra el chatarrero", apuntan a Europa Press desde la 5ª Zona de la Guardia Civil de Murcia.

La normativa interna de la Guardia Civil prevé la creación de un aplicativo informático con el que los comercios dedicados a la compra de chatarra y artículos de segunda mano, además de confeccionar el correspondiente libro-registro de asientos realizados, deberán cumplimentar vía telemática cada una de esas compras.

En tanto en cuanto se desarrolla la puesta en marcha de la mencionad aplicación informática, "prevista en un inicio para finales de 2011", los Puestos de la Guardia Civil que cuenten con chatarrerías o comercios de compra-venta de artículos de segunda mano recibirán vía fax, o por cualquier otra vía, siempre que resulte garantizada la inmediatez y la seguridad de la comunicación, el registro de los asientos realizados por el comercio diariamente.

Hay que tener en cuenta que el precio de la materia prima ha aumentando, y "se paga más de lo que se pagaba hace unos años", ha indicado Javier de Pedro, quien ha manifestado que determinadas organizaciones delincuenciales importadas de otros países "están especializadas en el robo de este tipo de efectos".

Destaca, además, el 'modus operandi' de estos delitos, ya que, según el portavoz de la Policía Nacional en Murcia, "se realiza de forma brutal en la mayoría de las ocasiones". Se cortan los dos extremos de la línea y uno de ellos se ata a la bola del remolque, lo que ocasiona, a veces, que queden al descubierto los lugares donde con anterioridad estaban los cables conectados, suponiendo un peligro para el viandante.

Consulta aquí más noticias de Murcia.