La consejera de Hacienda de la Junta de Castilla y León, Pilar del Olmo, ha aclarado este viernes que la decisión del Gobierno autonómico de incrementar la jornada laboral para los empleados públicos en 2,5 horas semanales (media hora al día) es "firme", "está tomada" y es "inamovible" aunque se ha mostrado dispuesta a negociar con los sindicatos la modulación de las condiciones de ese incremento de la jornada.

Este es el principal mensaje que ha trasladado Pilar del Olmo a los integrantes de la Mesa General de Negociación de los Empleados Públicos a los que ha trasladado los acuerdos adoptados por el Consejo de Gobierno de ayer, jueves, que contemplan la congelación salarial en 2012 y ese incremento de la jornada, además de una nueva regulación del absentismo laboral.

Tras reconocer que la reunión ha concluido con un "claro" y "unánime" desacuerdo, la consejera ha defendido la decisión de la Junta de Castilla y León de ampliar la jornada laboral en 2,5 horas semanales por considerar que es la que menos perjudica a los empleados públicos, a los que ha reconocido sus esfuerzos en los últimos años, con una rebaja salarial del 5 por ciento el pasado año y la congelación salarial este ejercicio, a la que seguirá un nuevo estancamiento de los sueldos en 2012.

La consejera ha explicado que la Junta ha barajado dos alternativas para contener el gasto en la función pública, ese aumento de la jornada o una rebaja del sueldo que, en el caso de que hubiera sido de un 1 por ciento —"que no es nada", ha admitido Del Olmo, que ha recordado también que en otras comunidades se ha apostado por mayores rebajas— habría supuesto un ahorro de 36 millones de euros.

"La rebaja del sueldo era más perjudicial porque, además, ya se les ha restringido", ha reconocido la consejera de Hacienda, que ha admitido que en esta decisión ha pesado su condición de empleada pública y las consultas que ha realizado entre otros integrantes de su despacho más proclives a trabajar más que a llevar menos sueldo a sus casas.

"La conclusión ha sido clara", ha sentenciado la responsable de la Administración Pública en el Gobierno de Castilla y León, que ha admitido, no obstante, que, aunque menor, el ahorro por la ampliación de jornada también será "importante".

Pilar del Olmo ha garantizado asimismo que con estas medidas está "totalmente descartada" una privatización de los servicios públicos esenciales en Castilla y León y ha insistido en que el aumento de la jornada laboral permitirá garantizar la prestación de estos servicios "con la misma calidad que ahora" ya que permitirá aprovechar más los medios públicos, los empleados "y la valiosa tarea que realizan".

Alguna rescisión de interinos

La consejera de Hacienda no ha descartado en cualquier caso que se vaya a producir la rescisión de algún contrato de interinos. "Alguna habrá", ha reconocido al mismo tiempo que ha vinculado la congelación de la oferta pública de empleo decidida por la Junta con la tasa de reposición del 10 por ciento fijada este viernes por el Gobierno de la nación.

Del Olmo ha planteado también una nueva regulación del absentismo laboral, medida que sí está abierta a la negociación con los sindicatos, donde la propuesta de la Junta es no complementar el 25 por ciento de la base reguladora de la Seguridad Social a partir del tercer mes de baja, a excepción de casos concretos como bajar por maternidad, permisos de lactancia, intervenciones quirúrgicas u otras enfermedades graves.

Aunque la negociación con los sindicatos presentes en la Mesa General de Negociación de los Empleados Públicos se llevará a cabo a lo largo del mes de enero Pilar del Olmo ha insistido en que el incremento de la jornada laboral y la congelación salarial son medidas "inamovibles" y se aprobarán en el Consejo de Gobierno que de el visto bueno al proyecto de ley de medidas, si bien ha garantizado que si hubiese un acuerdo sindical se incluiría vía enmienda en la tramitación parlamentaria de la ley.

Otro de los asuntos a negociar con los sindicatos es si estos planteamientos serán definitivos o provisionales.

Del Olmo también ha calificado de "inamovible" la decisión de la Junta de aplicar el denominado 'céntimo sanitario' que va a grabar a las gasolinas para financiar la sanidad pública y ha aclarado que estas subidas impositivas no desdicen en ningún caso al presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, ya que en su Discurso de Investidura sólo habló de impuestos concretos, como el tramo del IRPF y el Impuesto de Sucesiones y Donaciones, que no se han tocado.

Impuesto en vigor a partir de marzo

La consejera ha apelado a la coherencia del Gobierno autonómico y ha informado de que los nuevos impuestos no entrarán en vigor antes del 1 de marzo, salvo el de Patrimonio que se devengará a fecha de 31 de diciembre para las personas con un patrimonio superior a los 700.000 euros y un valor de la vivienda habitual de 300.000 euros que se recaudará con la declaración de la renta de 2012 —la Junta espera ingresar 39 millones de euros por este concepto—.

Del Olmo ha admitido que adoptar este tipo de medidas "es duro" y "cuesta mucho" pero ha asegurado que tampoco se va a echar a llorar como hizo en su día la ministra italiana. La consejera ha apelado a su responsabilidad para poder sostener las cuentas públicas "ahora y a futuro" al mismo tiempo que ha insistido en el reconocimiento a la labor que hacen los funcionarios.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.