La Alberca
Algunas de sus bellas fachadas, próximas al Ayuntamiento. FLICKR/rahego

La Alberca es uno de los municipios más tradicionales y con mayor encanto de nuestro país. Se encuentra en el corazón de la Sierra de Francia, al sur de la provincia de Salamanca y muy cerca ya de la de Cáceres.

Lo mejor es pasear y apreciar las típicas casas albercanasEstamos ante uno de esos pueblos, escasos ya, que luchan por mantener su integridad y autenticidad, su arquitectura, sus costumbres y sus ritos. Los albercanos han conseguido conservar durante años su folclore, su historia y su tradición, y eso es lo que llevó a este pueblo a ser declarado en 1940 Conjunto Histórico Artístico Nacional.

En las laberínticas calles de La Alberca podemos pararnos a apreciar la tradicional casa albercana, de tres pisos de altura como máximo, generalmente construida a base de mampostería de granito y madera. Los pisos suelen tener balcones de madera o de hierro, y sus fachadas son, la mayoría de las veces, de barro cocido, con un entramado de vigas de madera.

Fiestas y tradiciones

Al adentrarnos en La Alberca, en primera instancia nuestra atención se fija sobra la plaza del pueblo, la Plaza Mayor. Sigue siendo el núcleo de la actividad social.

La moza de ánimas es una de las tradiciones más antiguas de EspañaCaminando calle abajo nos encontramos con la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, que fue construida en el siglo XVIII. Junto a ella tiene gran valor la torre, construida unos doscientos años antes que dicha iglesia parroquial.

La fiesta más importante es la que se celebra el 15 de agosto, por la virgen de la Asunción. Por este motivo, los albercanos salen a las calles disfrazados de ángeles y demonios y cada uno representa un papel. En Semana Santa también tiene lugar una gran fiesta en el pueblo, y celebran lo que conocen por el "Día del trago" o "Lunes de aguas".

Una de las tradiciones más antiguas no sólo de La Alberca, sino de España, es la de La moza de ánimas. Cada viernes, cuando empieza a oscurecer, una mujer del pueblo sale con una esquila -cencerro pequeño, en forma de campana- y recorre todas las esquinas del mismo al tiempo que reza y canta. Hay unas diez o doce mujeres que se ofrecen para hacer este rito y, a cada una, se le asigna un mes. Así, cada mujer recorrerá el pueblo con la esquila los cuatro o cinco viernes que haya en su mes.

Mesa y mantel

Para todos aquellos que disfrutan con la carne, en este municipio nos encontramos con las más variadas, excelentes y sabrosas especies ganaderas. También este entorno es famoso por los embutidos, y es considerado de las mejores regiones españolas donde se produce jamón ibérico, chorizo, o lomo de alta calidad.

Son típicos los "hornazos", empanadas hechas a base de embutidos, así como también es fácil catar buenos vinos de cosecha. De postre, turrones, obleas, bizcochos, perrunillas y miel, todos ellos de producción natural y alta calidad.