Espectaculares movimientos de planetas y astros  durante dos semanas

Un alineamiento de estrellas y de planetas, que arrancó este atardecer, culminará el próximo 17 de junio, cuando Marte y Saturno se verán tan cerca uno de otro, que parecerá como si se fueran a chocar.

Según la página web de la NASA, cuatro momentos estelares van a marcar el calendario de los astrónomos los próximos días por sus "muy especiales" anocheceres: el 31 de mayo, el 7 de junio y los días 15 y 17 de ese mismo mes.

Tres planetas y un cúmulo de estrellas están convergiendo actualmente hacia un encuentro que "merece la pena" contemplar, explica la NASA. Este espectáculo estelar se inicia mañana al atardecer, cuando la Luna creciente se deslice hacia Saturno, hasta verse en línea, "con un resplandor muy bonito"; y si se apunta entonces con el telescopio hacia la Luna, se verán cráteres y montañas con largas sombras.

A continuación, se recomienda mirar hacia Saturno, porque, literalmente, según la NASA, la visión "cortará la respiración". Justo a la derecha del planeta de los anillos, podrá observarse el cúmulo estelar "Beehive", con un grupo de estrellas situadas a 600 años luz de la Tierra.

Una noche especial

No satisfechos con todo este espectáculo, según vaya transcurriendo el mes de junio, "las cosas irán convirtiéndose incluso más interesantes", según la NASA.

Desde mañana, la Luna se irá alejando de Saturno y el cúmulo estelar "Beehive", y se irá acercando al planeta de los anillos, noche a noche, un débil ente rojo, Marte.

El 15 de junio será "una noche especial", según la NASA, porque en dirección a Saturno, Marte pasará directamente frente al cúmulo "Beehive". Si se contempla entonces el cielo con un pequeño telescopio, se verá a Marte brillando unas 16 veces más que las estrellas del entorno, y dará la impresión de que una supernova roja se hubiera introducido en el cúmulo estelar, lo que permitirá una maravillosa foto a los astrónomos aficionados.

Por si no fuera suficiente todo este espectáculo estelar, a mitad de junio Mercurio se alejará del fulgor del Sol, planeando en el cielo no lejos de Saturno ni de Marte. La noche del 15 de junio, Marte "explota" en el cúmulo "Beehive", y Mercurio será muy fácil de divisar, incluso desde ciudades muy iluminadas.

El clímax de toda esta cadena de acontecimientos se producirá en el anochecer del sábado 17 de junio, cuando Marte y Saturno se verán tan sumamente cerca que podría pensarse que van a colisionar.

        NOTICIAS RELACIONADAS

Mostrar comentarios

Códigos Descuento