Nueva jornada del juicio en el Tribunal Superior de Justicia de Valencia por la denominada causa de los trajes contra el expresidente de la Generalitat Francisco Camps y el exsecretario general del PPCV y diputado en las Cortes Valencianas, Ricardo Costa, y nuevos testimonios de testigos que confirman la confección y transporte de las prendas en cuestión.

El administrador de Sastgor S.L., Francisco Gorina, confirmó ante el tribunal la confección de cinco trajes en cuya etiqueta constaba el nombre de "Francisco Camps" y que fueron facturados a Forever Young; y también habló de la confección de otros siete y dos americanas facturadas a Milano.

Por su parte, una empleada de la empresa de transporte Transaher contó ante el jurado que su compañía realizó numerosos portes de las tiendas Milano y Forever Young de Madrid hasta la sede de Orange Market en Valencia, casi todos ellos a nombre de Álvaro Pérez, uno de los supuestos cabecillas de la trama "Gürtel".

Tras las declaraciones de este lunes, el TSJV ha explicado que el calendario previsto se prolongará al menos hasta el próximo 3 de enero, dado "lo dilatado" de los interrogatorios. Finalmente, el administrador de la tienda madrileña de Forever Young, Eduardo Hinojosa, y el sastre que trabajó en esta tienda y en la de Milano de la calle de Serrano, José Tomás, declararán este miércoles y jueves, respectivamente, como testigos.

"No veía para quien eran"

El administrador de Sastgor S.L., Francisco Gorina, confirmó durante su declaración ante el tribunal la confección de cinco trajes en cuya etiqueta constaba el nombre de 'Francisco Camps'. No obstante, puntualizó que él no conocía el destinatario final de la prenda, y que su empresa se limitaba a indicar en la etiqueta lo que se le decía desde la tienda, que es -ha puntualizado- quien debe concretar el cliente.

Asimismo, Gorina, que prestó declaración durante casi tres horas, afirmó, según la documentación que se le exhibió, que la primera factura que le consta a nombre de Camps por un traje de Milano es de 28 de noviembre de 2005. Además, dijo que en otra factura por la misma prenda figuraba 'Francisco Camps', y que en otra más se había modificado a mano el código de encargo, pero que este hecho "no invalidaba la factura".

También concretó que las medidas de encargo para los trajes de Milano no coincidían con las de Forever, aunque ha indicado que podía deberse a que "cada modelo puede ser diferente".

Gorina, que fue administrador de la mercantil hasta su liquidación, en el año 2008, ha señalado sobre estos pedidos que él no sabía que estaba confeccionando trajes para Camps: "Me he enterado que hacíamos trajes para Camps porque me lo han dicho. Yo llevaba temas informáticos y de administración y nunca veía para quién eran los trajes", puntualizó en diferentes momentos del interrogatorio.

Desde Milano y Forever Young

Por su parte, la testigo Raquel Espejo, empleada de la empresa de transporte Transaher, explicó que su empresa facturó al menos un envío de las tiendas Milano y Forever Young de Madrid hasta la sede de Orange Market en Valencia al mes entre enero y agosto de 2006, aunque desconoce el contenido de la mercancía.

En uno de estos envíos, procedentes de Forever Young, figuraba como consignatario el exjefe de gabinete de la Conselleria de Turismo Rafael Betoret, que el pasado mes de septiembre, tras ser procesados por los mismos hechos, se declaró autor de un delito continuado de cohecho impropio y aceptó una pena de 9.600 euros de multa.

Espejo relató que los portes procedían de Milano y Forever Young, y que su destino era la calle del Conde Salvatierra número 22 de Valencia, sede de Orange Market; prácticamente todos iban nombre de Álvaro Pérez "el Bigotes".

Antes de que se produjera la declaración de esta testigo, el magistrado presidente del jurado, Juan Climent, hizo su "última advertencia" al público que sigue el juicio en el interior de la sala, compuesto en su mayor parte por personas cercanas a los acusados.

"O se comportan como mandan los estrictos cánones de una vista oral u ordeno que los desalojen. No quiero que me vuelvan a notificar ningún incidente, ni conversaciones, ni teléfonos móviles ni pases de papelitos. Si quieren hacer esto tiene otra sala en la que se puede seguir el juicio en directo, no me hagan repetir esta advertencia ni interrumpir una declaración testifical", señaló el juez.

Registros de Orange Market

Durante la mañana también declararon cinco agentes del Cuerpo Nacional de Policía que participaron en los registros de la Orange Market y de la sede central de las empresas del grupo Correa, en Madrid.

Según relató uno de ellos, al presentarse en las oficinas de la filial valenciana, el 6 de febrero de 2009, interceptaron a un empleado que trataba de salir con dos bolsas de plástico en las que encontraron diferentes dispositivos de almacenamiento de datos informáticos (discos duros y memorias portátiles).

El trabajador dijo que lo había hecho porque se lo ordenó su jefe, Cándido Herrero, contable de esta sociedad e implicado en la causa general de "Gürtel" que instruye en Madrid.

Otro agente confirmó que en la caja fuerte de la sede central de FSC (Francisco Correa Sánchez), se encontró un sobre con la inscripción "Milano" que contenía listados de prendas asociadas a diferentes nombres, aunque no han precisado quienes.

Consulta aquí más noticias de Valencia.