Padres de alumnos del colegio Maestro Padilla
Los padres de alumnos se manifestaron este domingo junto al solar donde debería estar levantado el centro. AMPA Maestro Padilla

Hace un año, los padres del PAU de Carabanchel respiraron aliviados. Al fin iban a tener su tan ansiado segundo colegio público. Se trataba del centro de Educación Infantil y Primaria Maestro Padilla, y contaría con 675 plazas. Esperanza Aguirre, en uno de sus actos, colocó la primera piedra del colegio, cuya primera fase, con 175 plazas, estaría, supuestamente, disponible para el curso 2011-2012.

Colocaron la segunda piedra, después de que Aguirre solo pusiese la primeraDoce meses después, la parcela donde se iba a levantar el edificio es un erial. Este domingo, un centenar de vecinos del PAU se manifestaron aquí para reclamar a la Comunidad que finalice las obras de construcción del inmueble antes de que comience el curso 2012-2013, un año después de lo prometido. Para eso, durante la protesta, ellos mismos se encargaron de colocar la segunda piedra que no puso Aguirre.

Trabajos paralizados

"El colegio fue prometido después de varias reivindicaciones vecinales por la falta de plazas educativas de Infantil en la zona", explicaban ayer desde el AMPA. La construcción del centro no empezó hasta mayo de 2011, pero en julio se pararon súbitamente los trabajos "por un conflicto entre el Gobierno regional y la constructora", siempre según el AMPA. Las obras, actualmente, están paralizadas, y los padres temen que el colegio no esté listo "hasta el año que viene".

Los problemas de la constructora detuvieron las obrasLos 175 niños de entre 3 y 4 años afectados se reparten en dos centros distintos: el Pinar San José y el María Soriano, ambos en Carabanchel. Los padres creen incluso que la disponibilidad de plazas en estos colegios para el curso que viene será "bastante difícil".

Por su parte, la Consejería de Educación rehusó hacer declaraciones sobre el asunto.

Más escuelas empantanadas

Los padres de diferentes colegios de la región con retrasos en sus obras (como el Antonio Fontán, en el PAU de Montecarmelo, como ya informó este periódico el 7 de octubre) se manifestaron hace dos meses en la Puerta del Sol para pedir una reunión con la consejera, Lucía Figar, donde les explicara el motivo de estos continuos retrasos. El Gobierno regional ya ha empezado a tramitar entrevistas con los padres, pero por separado.

Consulta aquí más noticias de Madrid.