Los Agentes de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía han realizado durante este año en la provincia de Sevilla un total de 45.521 actuaciones relacionadas con el control, vigilancia y protección del entorno natural de la provincia.

Así, en lo que va de 2011 los datos reflejan que el mayor porcentaje de actuaciones se refieren a labores de vigilancia, custodia y seguimiento sobre el medio natural, que han alcanzado la cifra de 29.473 actuaciones, según ha informado en una nota la Consejería de Medio Ambiente.

La vigilancia, prevención y actuación ante los incendios forestales supuso la segunda área de actuación. Además, gran parte del trabajo realizado por los agentes ha consistido en informar a los ciudadanos del régimen de protección y autorizaciones, así como atender e inspeccionar las solicitudes de actuación de los particulares.

Por otro lado, los agentes han participado en la elaboración de informes, asesoramiento técnico, control de condicionados, y al levantamiento de actas de inspección y de denuncia.

Entre las funciones que desempeñan los Agentes de Medio Ambiente destacan las de proteger y vigilar los montes, espacios naturales, vías pecuarias, zonas de servidumbre del dominio público marítimo-terrestre y zonas de interés para la flora y la fauna; así como realizar todas las actividades necesarias para la prevención y extinción de incendios forestales.

Igualmente, los agentes se encargan también de asesorar y controlar los aprovechamientos forestales, cinegéticos y piscícolas, además de atender e informar a los ciudadanos de todos los asuntos relacionados con el medio ambiente.

Este colectivo presta una especial atención a los trabajos relacionados con la protección y vigilancia del medio natural. En el ejercicio de sus funciones, los Agentes de Medio Ambiente tienen la consideración de agente de la autoridad y el carácter de Policía Judicial Genérica al participar en la persecución, investigación y esclarecimientos de delitos ambientales.

Por otro lado, resalta que su formación y conocimiento del territorio los convierten además en piezas fundamentales en las labores de prevención y extinción de los incendios forestales. En este sentido, destaca el trabajo que desarrollan los agentes de Medio Ambiente adscritos a las Brigadas de Investigación de Incendios Forestales (BIIF), quienes se dedican en exclusividad durante la campaña de extinción a las labores de esclarecimiento y determinación de las causas y motivaciones que originan cada uno de los siniestros registrados.

Así, tras las oportunas inspecciones oculares, estos agentes redactan el informe técnico-pericial sobre Determinación de Causa de Incendio Forestal y que posteriormente se da traslado tanto a la Fiscalía de Medio Ambiente.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.