"No poder faenar en aguas marroquíes supondrá la muerte de la pesca artesanal"

Pescadores en el puerto de Barbate (Cádiz).
Pescadores en el puerto de Barbate (Cádiz).
JORGE BURGOS

Ni golfo de Cádiz por el paro biológico, ni subsidios, y ahora sin Marruecos. A los pescadores españoles se les están acabando las posibilidades de poder continuar con su actividad pesquera. El último revés les ha llegado desde Bruselas.

La Comisión Europea decidió este miércoles no prorrogar el acuerdo pesquero con Marruecos, que posibilitaba a los barcos europeos pescar en sus aguas.

"Ha sido una auténtica sorpresa, no tiene explicación que hayan suspendido el acuerdo de buenas a primeras. Ahora los pescadores nos encontramos en una situación desesperada" explica Ambrosio Ruiz, vicepatrón de la Cofradía de Pescadores de Barbate (Cádiz), uno de los pueblos más afectados por la no prorrogación del acuerdo pesquero.

A algunos de los marineros, la noticia les pilló precisamente faenando en aguas marroquíes. Ruiz asegura que "a algunos barcos, como El Piloto, no les dio tiempo ni a echar las redes y tuvieron que volverse a puerto inmediatamente" por el ultimátum que dio Rabat, que exigía que todos los barcos de la UE se retiraran de sus aguas antes de la medianoche del miércoles.

Barbate, un pueblo varado en la agonía

El pueblo marinero de Barbate, de unos 23.000 habitantes, vive una interminable agonía que parece no acabar nunca.

El fin del acuerdo pesquero con Marruecos es para su alcade, Rafael Quirós, más que una mala noticia, "la gota que ha colmado el vaso".

El ayuntamiento está completamente arruinado y con la aportación del Estado bloqueada; debe dos nóminas y media a sus más de 300 trabajadores; la localidad tiene más de un 40% de sus habitantes en paro; y, además, hay que añadir la servidumbre del 82% del término municipal -está rodeado por el campo militar del Retín y el Parque Natural de la Breña, que le impide desarrollar el sector turístico, único potencial que le queda a un pueblo situado en un entorno natural inigualable-.

"Esta es la muerte del sector pesquero artesanal. Marruecos era un caladero alternativo para cuando fallara el golfo de Cádiz. Las condiciones no eran muy favorables según las exigencias, pero aceptamos, los pescadores se estaban gastando un dineral" aclara Rafael Quirós.

"La no renovación del acuerdo es toda una estrategia, nos quieren convertir en industriales, algo a lo que no podemos hacer frente. Si no quieren pesca, pues muy bien, pero que nos den alternativas" insiste Quirós.

El alcalde gaditano critica también duramente a los políticos europeos: "Llevamos una semana aguantando maniobras militares en el pueblo. Dinero para bombas sí tienen. Ellos están tranquilamente viajando en primera clase al Parlamento, y mientras aquí, en mi pueblo, la gente pasando hambre".

Amarrados a puerto

Esta ruptura dejará a más de 70 barcos españoles amarrados a puerto, la mayoría de Andalucía y Canarias, según ha confirmado  la ministra española de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, Rosa Aguilar.  Aproximadamente un 30% de las licencias pertenecían a barcos de Barbate.

"Esto perjudicará a los 600 marineros de este pueblo, hay algunos que incluso tenían pagada la licencia hasta febrero" indica el vicepatrón de la Cofradía de la localidad, quien arremete duramente contra los eurodiputados que votaron en contra de la prórroga: "Esos políticos que se vengan a un puerto como el de Barbate. No tienen ni idea de cómo es este trabajo".

El futuro del puerto pesquero de Barbate es más que incierto.

Los barcos de la zona están ahora mismo sin poder pescar en el golfo de Cádiz por un paro biológico y obligatorio que concluye en febrero y habría que añadir el desempleo que provocará los puestos indirectos que genera la industria pesquera en la localidad: "la lonja se va a paralizar prácticamente. Perjudicará no solo a los marineros, también a exportadores, fábricas de hielo, el pequeño mercado..... Esto es como decir que el último que se vaya apague la luz".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento