Maratón
Imagen de archivo de un maratón. ARCHIVO

El deporte es beneficioso para la salud; previene, por ejemplo, la aparición de enfermedades cardiovasculares.

Pero ese beneficio tiene límites. El daño se localiza en el ventrículo derecho del corazónY no solo las limitaciones del organismo más o menos evidentes. Incluso esos atletas que se consideran capaces de cualquier reto físico deben tomar precauciones.

Dos recientes estudios concluyen que los deportes de resistencia extrema pueden dañar el corazón.

Un estudio de la Universidad de Melbourne en Australia aegura que las personas que practican deportes de resistencia extrema pueden sufrir daños en el ventrículo derecho del corazón.

Maratón, triatlón o ciclismo alpino

Los investigadores, cuyo trabajo se publica en European Heart Journal, se refieren a disciplinas como maratón, triatlón o ciclismo alpino. Estudiaron para ello a 40 deportistas de élite.

Quienes competían más horas presentaban daños permanentesVieron que los atletas que practicaban estos deportes sufrían, tras la competición, un daño que por lo general en una semana era reversible.

Sin embargo, en sus análisis observaron que el 13% de los deportistas mostraban daños permanentes y fibrosis en la musculatura cardiaca. Esto ocurría en el caso de aquellos que habían estado más horas compitiendo.

Esa fibrosis cardíaca, localizada en el ventrículo, podría ser similar a la que ya se ha visto en algunos casos de muerte súbita en deportistas.

Idéntica conclusión

El estudio australiano también registró cambios en el corazón de los atletas tras la competición. El corazón era más grande, su forma era distinta y su función ventricular había descendido. Según este trabajo, los cambios solo ocurren en el ventrículo derecho.

En enero de este año, otro estudio –liderado por el Hospital Clínic de Barcelona– demostró que el ejercicio de resistencia continuado durante años podría provocar alteraciones en la estructura y función cardíaca creando un sustrato para padecer arritmias.