La Escuela Taller de Paleontología utiliza por primera vez las nuevas tecnologías para restaurar fósiles

La Escuela Taller de Restauración Paleontológica acaba de abrir sus puertas en Dinópolis, en la ciudad de Teruel, en su cuarta edición. Durante los dos próximos años, formará a siete profesionales, que después podrán trabajar en la conservación de los más diversos fósiles.
Fósiles
Fósiles
EP/AGENCIABINOMIO

La Escuela Taller de Restauración Paleontológica acaba de abrir sus puertas en Dinópolis, en la ciudad de Teruel, en su cuarta edición. Durante los dos próximos años, formará a siete profesionales, que después podrán trabajar en la conservación de los más diversos fósiles.

La principal novedad de la presente edición es que por primera vez recurrirán a las nuevas tecnologías, como análisis químicos, tomografía axial computarizada (TAC) o rayos X, para estudiar mejor estos elementos. La escuela taller es una iniciativa del Departamento de Educación del Gobierno de Aragón, subvencionada por el Instituto Aragonés de Empleo (INAEM) y el Fondo Social Europeo.

El director de la cuarta edición de la Escuela Taller, Andrés Santos, ha explicado a Europa Press que en líneas generales "continuamos con la labor que se han realizado en las tres anteriores escuelas-taller", aunque con la novedad de que "esta vez incorporamos las nuevas tecnologías aplicadas a la conservación y restauración de fósiles".

En concreto, Santos ha señalado que utilizan sistemas como los rayos X, los análisis químicos o la tomografía axial computarizada. Así ha apuntado que "son tecnologías que se han venido aplicando en el campo de la restauración o en la arqueología y que han dado muy buenos resultados".

El director de la Escuela Taller ha destacado que "es curioso cómo las nuevas tecnologías pueden ayudar a la conservación de fósiles de hace tantos millones de años". Como ejemplo, ha señalado que uno de los usos del TAC es "comprobar como está un hueso por dentro aunque esté metido en una carcasa de campo". De esta forma, "podemos saber cuál es su estado de conservación porque lo vemos a simple vista, pero también por dentro", ha señalado.

En la presente edición se está formando a siete alumnos, que son licenciados en Bellas Artes o diplomados en Restauración de Bienes Culturales y que, por lo tanto, "tienen una base de estudios, pero prácticamente no han hecho nada de restauración y conservación de fósiles".

Santos ha apuntado que "aprovechando que tenemos Dinópolis y contamos con un gran fondo paleontológico, se les enseña a tratar estos materiales", de ahí que, sobre todo, se vaya a estudiar fósiles hallados en la provincia de Teruel, pero también otros encontrados en Aragón o un yacimiento estadounidense (Skull Creek), en el que trabajó Dinópolis.

El objetivo de la Escuela Taller es preparar a los alumnos para la vida laboral porque "hay poca gente que se dedique a la restauración y conservación paleontológica", mientras que "aquí se les da una formación para que sean expertos".

Por la experiencia de las anteriores ediciones, "hay alumnos que ya están trabajando" y ha recordado que "no hay escuelas taller de este tipo en el resto de España" y "es una iniciativa propia de Aragón".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento