Greenpeace pone una señal de peligro en vertedero de Nerva para criticar la llegada de "residuos ilegales"

Una docena activistas españoles e italianos de Greenpeace han accedido en la mañana de este martes al vertedero de residuos tóxicos de Nerva (Huelva) donde han desplegado una señal de peligro de más de 400 metros cuadrados con el mensaje, en español e italiano, "Residuos ilegales, Made in Italy" ("Rifiuti illegali, Made in Italy"), con el fin de alertar de la llegada de residuos ilegales procedentes del país italiano.
Cartel De Greepeace Colocado En El Vertedero De Nerva.
Cartel De Greepeace Colocado En El Vertedero De Nerva.
Europa Press/Greenpeace

Una docena activistas españoles e italianos de Greenpeace han accedido en la mañana de este martes al vertedero de residuos tóxicos de Nerva (Huelva) donde han desplegado una señal de peligro de más de 400 metros cuadrados con el mensaje, en español e italiano, "Residuos ilegales, Made in Italy" ("Rifiuti illegali, Made in Italy"), con el fin de alertar de la llegada de residuos ilegales procedentes del país italiano.

Con esta acción pacífica, Greenpeace quiere denunciar "el traslado de miles de toneladas de residuos tóxicos procedentes de Italia al vertedero de la localidad onubense de Nerva", un traslado que se ha producido incumpliendo la normativa europea y que en Italia está siendo investigado porque existen "sospechas de soborno a un representante del Ministerio de Medio Ambiente de aquel país, y por un posible cambio de los códigos de los residuos para facilitar las gestiones", según ha informado en una nota.

Según la organización ecologista, a lo largo de este año han llegado hasta Huelva 25.000 toneladas de estos residuos peligrosos procedentes de la descontaminación de la zona industrial cercana a Milán (Pioltello-Rodano) y que se trasladaron hasta el vertedero de Nerva bajo el argumento de que "allí recibieran el tratamiento que exige la normativa europea, ya que Italia no tiene capacidad para ello". Sin embargo, en marzo Greenpeace documentó cómo uno de estos camiones vertía los residuos sin que se les aplicase ningún tratamiento previo, como se requería.

A su vez ha informado Greenpeace que tanto la Junta de Andalucía, como la Comisión Europea (CE) está al tanto del caso. Sin embargo, "más allá de los trámites de rigor, de momento, no ha habido ninguna intención de aclarar o descartar las vulneraciones de la normativa europea". Por todo ello, la organización ecologista exige a las administraciones competentes que no eximan su responsabilidad de control en esta historia.

"Este caso aún se encuentra sin resolver porque ninguna administración ha querido abordar de forma seria esta secuencia de incumplimientos e irregularidades y han preferido mirar a otro lado", ha declarado Sara del Río, responsable de la campaña de Contaminación de Greenpeace, a lo que ha añadido que "no es de recibo que Nerva se convierta en el vertedero de Europa".

El vertedero de Nerva, que gestiona la empresa Befesa, "es bien conocido por su incorrecta gestión", han informado desde Greenpeace, indicando además que "los sucesivos incidentes a lo largo de 2011 obligaron a que este verano la instalación tuviera que ser cerrada cautelarmente y que también esté siendo investigada por el Seprona".

Por eso, Greenpeace ha pedido a la Junta de Andalucía que, dado "los retirados incumplimientos de los requisitos de la autorización que se les concedió, ésta les sea retirada y que en ningún caso se autorice una nueva ampliación de su capacidad o de vida útil".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento