El expresidente de la Generalitat valenciana Francisco Camps se ha declarado "absolutamente inocente" ante el tribunal de la 'causa de los trajes' del 'caso Gürtel'. También el ex secretario general del PPCV Ricardo Costa ha reiterado su inocencia ante el jurado que juzga a ambos por recibir supuestos regalos de la trama y ha rechazado aceptar un acuerdo de conformidad, lo que implicaría asumir su culpabilidad.

A preguntas del magistrado presidente del jurado tras la lectura de las calificaciones provisionales de los hechos efectuadas por las partes, Camps ha dicho: "Soy absolutamente inocente". Ricardo Costa, por su parte, ha señalado: "No me voy a conformar".

He salido de la presidencia de la Generalitat valenciana con menos patrimonio que cuando llegué El expresidente de la Generalitat, acusado de aceptar cuatro americanas, cinco pares de zapatos y cuatro corbatas, prendas valoradas en 14.021 euros, asegura que nunca recibió regalo alguno, y que si adquirió alguna prenda la abonó, y siempre en metálico para evitar suspicacias debido a la relevancia de su cargo. Camps ha contado que conoció al supuesto cabecilla de la trama Álvaro Pérez 'el Bigotes' en 2002, año a partir del cual se encargó de organizar la infraestructura de casi todos los actos de partido del PPCV.

Los trajes

"He salido de la presidencia de la Generalitat valenciana con menos patrimonio que cuando llegué", ha asegurado Camps. "Además, yo siempre compraba mis trajes en El Corte Inglés. El sastre José Tomás me probó un traje, días después no me venía bien, le dije que no se preocupara y que gracias, pero un día me llamó por teléfono y me dijo que me enviaba cuatro trajes", ha explicado el expresidente de la Generalitat sobre el asunto de los trajes.

"Devolví los trajes en 2006 y mi relación con la tienda Milano se acabó. Imagino que mis conciudadanos querrán que vaya bien vestido a los actos", ha añadido. Costa, que supuestamente recibió cuatro trajes y seis pantalones valorados en 7.325 euros, afirma en su escrito que no compró ninguna de estas prendas y ha destacado que los hechos que se le inculpan se circunscriben a una etapa en la que él no tenía ningún cargo público.

Ante la pregunta de la fiscal por un fragmento de una conversación con 'el Bigotes' en la que este le decía: "¿Cuánto te debo?", Camps ha respondido que 'el Bigotes' le debe el haber estado trabajando para el PPCV entre 2002 y 2008, tiempo en el que él ha sido presidente de este partido y del Gobierno valenciano. No obstante, "lo importante" es "saber de qué estamos hablando", que a su juicio es que fue elegido presidente en las elecciones del pasado mes de mayo "a pesar de la dimensión bestial" que había adquirido su causa, y que tuvo que dejar la Generalitat para defenderse "ante todos los valencianos que votaron a un presidente inocente".

Los regalos

En cuanto a los regalos que supuestamente recibió Camps, ha reconocido haber recibido presentes desde su primera Navidad como presidente de la Generalitat (en 2003), pero que marcó "una línea" para la recepción de regalos, de manera que muchos de ellos se destinaban, por ejemplo, "a organizaciones de caridad". Ante la pregunta de la fiscal de por qué no lo dijo antes, este le respondió que era la primera vez que le preguntaban por los regalos en genérico y la primera vez que tiene ocasión de explicarlo.

En concreto, ha dicho que devolvió todos los regalos que Álvaro Pérez 'el Bigotes' le hizo a él y a su familia en las fiestas navideñas de 2008. Según Camps, Pérez regaló un reloj a su mujer y una pulsera de cuero con una medalla a su hija, más otros regalos que el expresidente ha asegurado no recordar "porque lo que iba a devolver tampoco iba a verlo".

Toda mi vida está en las declaraciones de renta y de patrimonio Tras responder a la fiscal, Camps ha renunciado a contestar a las preguntas de la acusación popular, ejercida por el PSPV-PSOE, porque, según dice, le ha contestado durante tres años en comparecencias semanales ante Les Corts Valencianas.

En respuesta a preguntas de su abogado, Camps ha asegurado que no tenía otro ingreso que el de su sueldo como presidente y que su patrimonio material se reduce a un piso que comparte en propiedad con su esposa y un coche de 1995 dado de baja "porque ya no funciona". "Toda mi vida está en las declaraciones de renta y de patrimonio, pero ninguna parte me ha pedido nada sobre mi vida económica, algo que resulta paradójico, porque cuando se insulta a alguien llamándole corrupto lo primero que debe pedir es sus declaraciones", ha manifestado. Ni la Fiscalía, "máxima responsable de lo que sucede aquí", ni ninguna otra parte lo ha hecho, "porque tocan en hueso por mi transparencia y austeridad", ha dicho Camps, que además ha atribuido las compras en Milano anteriores a 2006 imputadas por la acusación a una "falsedad de documentos". Camps ha culminado indicando que todo este caso es un "terrible montaje" y un "ataque político muy importante".

Tras la intervención de Camps, el magistrado presidente del tribunal ha dado por finalizada la sesión y ha pospuesto a este miércoles las declaraciones previstas de Ricardo Costa y de varios testigos, entre ellos los líderes de la trama.

"Hablamos de cohecho"

Por la mañana, la fiscal Concepción Sabadell ha realizado una intervención muy didáctica en la que, además de explicar qué se iba a ver durante el proceso, ha recordado que dos de los cuatro imputados, Víctor Campos y Rafael Betoret, ya han reconocido los hechos y han sido condenados. La fiscal ha expuesto que desde 2005 a 2008 los acusados, en consideración a la función que desempeñaban, aceptaron prendas de vestir que les fueron regaladas con la intención de beneficiar a quienes se las regalaban, "lo que supone un delito de cohecho, que es lo que se aborda en el juicio", ha explicado. En concreto, Camps "aceptó 25 prendas de vestir y Costa, 10". La fiscal ha pedido al jurado que se olviden "de todo lo que han leído y escuchado sobre este caso en las noticias".

Todos los ciudadanos somos los ofendidos y perjudicados por este delito

Por su parte, Virgilio Latorre, el abogado de la acusación popular, que representa a los socialistas valencianos, ha dicho que "todos los ciudadanos somos los ofendidos y perjudicados por este delito" y ha explicado que hubo participación activa de los acusados en el proceso de confección y recepción de los regalos, "no estaban en sus casas y les llegaron", ha explicado.

"¿Creen que el que estas personas estén sentadas en el banquillo es gratuito?", se ha preguntado mirando al jurado. "El proceso está basado en pruebas documentales sonoras y testimonios", y ha recordado que las adjudicaciones de la Generalitat al grupo Correa ascienden a 6 millones de euros.

Declaración del abogado de Camps

Por su parte Javier Boix, abogado de Camps, ha solicitado la absolución de su defendido porque niega los hechos, que se basan en "hechos absurdos", ha dicho. También ha cuestionado que la instrucción se haya prolongado durante dos años y medio. "¿Hacía falta por 14.000 euros?", ha preguntado. Boix ha insistido en que la acusación tiene un interés político. "Cuando (Camps) me pidió que defendiera sus intereses no lo conocía personalmente y tuve una primera percepción, y es que todo esto sonaba absurdo", ha contado el letrado, que ha tratado de explicar cómo es la personalidad del expresidente de la Generalitat. "Me di cuenta de que todo aquello que dicen de que es una persona de absoluta austeridad es cierto. Alguien dijo incluso que era un racanillo, y alguien que no paga no va de rácano por la vida ni pregunta los precios... y ahora resulta que se deja regalar", ha dicho, para continuar defendiendo la trayectoria política de Camps, sin mácula hasta que surgieron estas acusaciones.

Boix también ha intentado que el jurado ponga en contexto expresiones como "te quiero un huevo" o "amiguito del alma" que Camps le dice al Bigotes y que se escuchan en las grabaciones intervenidas, justificando que "Camps tiene una forma de hablar muy cercana". También el abogado ha justificado que "nadie guarda facturas" y que su defendido " lleva efectivo y si no tiene dinero, le pide a su mujer". También ha dicho que Camps no pide tiques de pago para "que la gente no piense que los va a cargar a la Generalitat o va a desgravárselo a Hacienda".

Camps tiene una forma de hablar muy cercana El letrado ha pedido a los miembros del jurado que no olviden que "juzgan a un ciudadano", y que se abstengan de "políticas y partidos" para darse cuenta de unas acusaciones "absurdas" que "nada tienen que ver con la realidad".

Por su parte, el abogado de Costa, Juan Casanueva, ha negado que su cliente recibiera regalo alguno, y ha destacado además que desde su posición de diputado autonómico no podía influir en las adjudicaciones de la Generalitat.

Además, ha adelantado que presentarán un testigo que certificará que los supuestos trajes recibidos de la tienda madrileña Forever Young no pertenecen a él porque no son de su medida, mientras que los del establecimiento Milano fueron abonados por el ex 'número dos' de Camps. A pesar de no existir pruebas en su contra, según dice su abogado, está aquí "para defender su honorabilidad".

Consulta aquí más noticias de Valencia.