Quinta Ingeniería consigue sortear la crisis en la Bahía y mira a Brasil

Pese a la crisis económica actual, que azota con especial dureza a la Bahía de Cádiz, Quinta Ingeniería ha conseguido crecer de manera exponencial cada año --un 36 por ciento este 2011--, de forma que ya cuenta con clientes en todo el mundo, principalmente en Europa, aunque también en Estados Unidos, China o la India, habiéndose marcado el objetivo de "dar el salto a Brasil".

El secreto de su éxito puede residir en que se trata de una empresa "muy horizontal" que no trabaja con un sector en exclusiva, lo que "nos está ayudando a pasar estos momentos tan inciertos". De esta manera, "cuando las cosas van mal en un sector, siempre puedes apoyarte en otro", según ha comentado el gerente, José Antonio Ruiz, en una entrevista concedida a Europa Press.

Así, Quinta Ingeniería trabaja tanto para el sector aeronáutico, como el naval, el agroalimentario, la automoción o las energías renovables, entre otros. Sus fundadores eran conscientes desde un principio de que el tejido industrial de la Bahía de Cádiz "no iba a poder ser la baza en la que apoyarnos".

En este sentido, cabe señalar la continua marcha de empresas de la zona, siendo uno de los ejemplos más significativos el caso de Delphi. Comenta Ruiz que Quinta Ingeniería tiene que agradecer a la multinacional de automoción los trabajos que les encargó en sus comienzos. Sin embargo, consiguieron no hundirse con su cierre, ya que "supimos movernos rápido" apostando por las energías renovables. Así, si Delphi cerró a mediados de 2007, Quinta Ingeniería aumentó su facturación en 2008 un 47 por ciento.

Maquinaria especial

Esta empresa ofrece a sus clientes soluciones globales de ingeniería, siendo la maquinaria especial el eje central del que surgen sus otras líneas de negocio, aunque funcionen de manera autónoma. Su desempeño va desde el diseño mecánico, eléctrico y de control hasta la fabricación de máquinas especiales que se adapten a las necesidades del cliente, a la reconversión de maquinaria, así como células automáticas de montaje, pasando por utillajes mecánicos, cuadros eléctricos, mecanizados, etcétera.

La esencia de Quinta Ingeniería podría resumirse en que "si no existe nosotros lo inventamos", explica Ruiz, que reconoce que aspiran a ser "el departamento de I+D de nuestros clientes". Comenta que, en lo que respecta a la maquinaria especial, el trabajo es "muy cercano" al cliente, que muchas veces acude a ellos "con una idea vaga de lo que necesita y es aquí donde se completa y, de alguna forma, ponemos nombre y realizamos lo que está pensando para dar respuesta a sus necesidades".

Radicada en el polígono industrial Tecnobahía, en El Puerto de Santa María, Quinta Ingeniería es, además, una empresa joven. Y no sólo porque iniciara su actividad en 2004, sino porque la media de edad de la plantilla se sitúa entre los 30 y los 33 años.

Explica Ruiz que Quinta Ingeniería surgió de la unión de tres personas que estaban trabajando en empresas de la Bahía, cuya pretensión era "hacer las cosas de otro modo. No basarnos siempre en criterios de las grandes multinacionales que propician que estemos hartos de ver cómo cierran empresas que funcionan, simplemente porque es más barato hacer lo mismo en otro sitio".

Reconoce que empezaron "sin tantas pretensiones" y que "la cosa se ha ido desmadrando, en el buen sentido", ya que comenzaron a trabajar siete personas en 2004 y ahora son tres socios y 40 trabajadores en plantilla. Finalmente, ha argumentado que apuestan por la gente joven porque "viene con menos experiencia, pero con muchas ganas", siendo ésta una fórmula que "nos está dando un magnífico resultado".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento