'Girl in Hood', 1973
Otro de los retratos de John Myers

Photograph from the series Middle England. John Myers. Courtesy the artist

John Myers no es una de las grandes figuras de la fotografía inglesa de la segunda mitad del siglo XX. Ni tampoco deseaba serlo. Lo suyo era una pasión privada y vital.

Aprovechando que su trabajo como lector, a partir de 1969, en la escuela de Bellas Artes de Stourbridge, en las Midlands Occidentales de Inglaterra, le dejaba bastante tiempo libre, se dedicó a hacer retratos de los habitantes de la zona.

La colección John Myers Middle England (La Inglaterra Media de John Myers), que expone la galería Ikon de Birmingham -la ciudad más importante de la región-, saca a la luz la mirada de enorme pureza de un fotógrafo dotado para capturar la esencia de los modelos a los que retrató.

Al estilo de los fotógrafos ambulantes

Dicen que su secreto tenía que ver con el equipo. Myers se desplazaba armado con una vieja cámara de fuelle Gandolfi, aparatosa, fabricada en madera y metal y colocada sobre un enorme trípode. Para hacer las placas, el fotógrafo tenía que colocarse bajo una tela negra, al modo de los profesionales ambulantes que hacían fotos al instante.

El aparataje era el primer gancho. Los modelos se sentían atraídos por la oportunidad de posar para una foto especial, única. Esa circunstancia puede explicar que posen con desnuda naturalidad. Además, Myers era muy conocido en la zona, que recorría andando, en largos paseos, durante sus momentos de asueto y vacaciones.

La memoria del 'Black Country'

La entrega humana hizo que la colección de retratos se convierta en un valioso fondo documental para retener la memoria de un colectivo de personas de clase baja y media-baja de la región conocida como Black Country (País Negro) por sus elevados niveles de polución industrial.

El acercamiento de Myers es de estilo documental y con mucho gusto artístico. Las fotos tienen en cuenta las aspiraciones de los retratados, la imagen que tienen de sí mismos y los espacios que habitan.