Ojos de Brujo: "Se me han acabado las pócimas"

  • La banda catalana de música fusión se despedirá del público madrileño el próximo lunes, día 5, en la sala Heineken, tras una década en activo.
  • "Sentimos que había que cerrar un ciclo", explica Marina, de Ojos de Brujo.
Marina 'La Canillas', vocalista principal de Ojos de Brujo.
Marina 'La Canillas', vocalista principal de Ojos de Brujo.
Oriana Eliçabe

Durante  más de diez años han mareado el flamenco con ritmos de otras latitudes, rock, reggae, letras combativas, energía, buenrollismo, fiesta y hip hop. Ahora se disponen a decir adiós, probar "nuevos rumbos", explica Marina Abad más conocida como Marina 'La Canillas', solista y compositora de la banda Ojos de Brujo. Este lunes, día 5, celebrarán su último concierto en Madrid, en la Sala Heineken.

Han sido más de diez años de Ojos de Brujo, ¿una década prodigiosa?

Para mí más que una década ha sido un siglo, por lo intenso. Al principio no teníamos intención de formar una banda, pero dimos  con un sonido con el que la gente conectaba y eso nos animó. Fueron el público y los acontecimientos los que nos hicieron seguir. Luego, cuando comenzó este viaje, no ha habido tiempo para nada más: hemos viajado mucho, hemos trabajado 180 horas cada día... Los años han pasado tan deprisa que ni me he enterado.

Y, ¿ahora?

Llegó un momento en el que sentimos que había que cerrar un ciclo. Nuestros inicios habían sido mágicos: pese a tomar los caminos más difíciles y contar con una banda tan numerosa, todos los componentes mirábamos hacie el mismo sentido, como en Fuenteovejuna. Pero un día surgieron perspectivas diferentes, cada uno tenía necesidad de hacer otras cosas. Es algo normal y humano. Decidimos parar y recapitular, probar nuevos rumbos. En mi caso se juntó además el hecho de que tengo un hijo de 3 años y desde que había sido madre quería montarme la vida de otra manera.

¿Cuál ha sido para ti la etapa más bonita de Ojos de Brujo?

Ha habido muchas, pero quizá de todas me quede con la época de Bari, el disco que lanzamos en 2002. El álbum llegó a manos de tres personas de la BBC, a quienes les encantó. Aquello nos abrió las puertas en el extranjero. Luego viajaríamos a EE UU y Japón. Como éramos muy jóvenes y muy ingenuos lo vivíamos todo con muchísima intensidad, nos impresionaba el haber llevado nuestras canciones tan lejos... Aquella fue una época de apertura, de troperío, en el que el mundo musical era más fluido. Ahora, desde que estamos en el euro, es más duro: las salas no pueden pagar, hay menos circuitos... Nosotros nos hemos salvado porque tocamos un montón en el extranjero.

¿Cómo se entienden los mensajes de Ojos de Brujo en esas otras latitudes?

La música es una lengua internacional. En el extranjero nuestro sonido llega y gusta porque combina lo exótico del flamenco con otros ritmos que hacen que se entienda fácilmente y que quien lo escuche lo pueda hacer suyo. Resulta fresco, con energía. La gente por esos países bailan en los conciertos más que aquí, la pasión española les pone.  En Japón incluso existe un grupo que se dedica a hacer imitaciones de nuestra banda, increíble.

¿Cómo ha evolucionado el mundo del mestizaje musical desde que ustedes empezaron?

Madre mía, yo ahora mismo estoy rara con la fusión, necesito un parón para ver qué sale del corazón. Me apetece hacer cosas más sencillas y me parece que casi todos los grupos que hay en España de mestizaje mezclan demasiadas cosas. Cuando salió Ojos de Brujo, era el momento de explosión suprema de la fusión, el más auténtico, porque respondía a lo que ocurría en la calle y lo que pasaba en las plaza: era la realidad. Por eso caló tanto. Estaban Dusminguet, Macaco, Los Mártires del Compás, nosotros... había muchos grupos, cada uno con su estilo, pero todos estábamos hermanados, había mucho compincheo. Ahora también hay cosas interesantes, pero ninguno me ha roto la cabeza, me da la impresión de que todos están en la misma línea. Eso sí, entre todos algunos como Las Migas, un grupo de flamenquito integrado solo por chicas, y D'Callaos me parecen muy auténticos y que hacen muy bien las cosas.

¿Qué estilo se les ha quedado por combinar?

Siempre hemos querido hacer más música electrónica e introducir bases dirigidas al baile, algo así como el sonido de Asian Dub Foundation. Podríamos haber sacado algo superchulo. Igual lo hacemos en un futuro, quién sabe.

¿A qué suena una 'rumba del adiós'?

Nuestro adiós está siendo prolongado y hemos pasado por diferentes momentos. Ahora que se aproxima de verdad el final se acentúan las emociones. Durante este año sentía un gusanillo en el estómago de contentura al pensarlo, como cuando eres pequeño y te enfrentas a lo desconocido con la emoción de saber que te espera algo nuevo, como cuando llevas mucho tiempo haciendo lo mismo y sueltas amarra y sientes aire y libertad. Luego, a los 3 o 4 días me entraba el miedo de esa soltura. Hay momentos en que nos da nostalgia, han sido muchos años.

Les han acompañado en su último disco artistas tan diferentes como Amaral, Najwa Nimri o Manolo García...

Como habíamos decidido parar, pensamos que lo mejor sería lanzar un disco de resumen en vez de uno de continuación. Pensamos que sería un gran aprendizaje poner nuestra música en manos de otros. A mí me hacía mucha ilusión escuchar mis temas interpretados por otros artistas. E hicimos un esfuerzo para mirar en España, ya que siempre hemos mirado mucho para afuera, ¡en discos anteriores teníamos más invitados de India, Congo o Marruecos que de aquí! Con Estopa fue muy chulo. También con Bebe, que acababa de parir. Era una idea atrevida, porque les mandábamos las canciones y te las podían devolver de cualquier manera. Nos arriesgamos, pero al final salió muy bien. Hemos contado con gente muy profesional. Como Manolo García. Cuando le ví me daban ganas de gritarle que me sabía todas sus canciones, ¡si no paraba de escucharle cuando tenía catorce años y me metía con unos amigos de fumar porros dentro de un coche! Y cuando tienes a un personaje así , tan cerca, piensas: "¡qué suerte tengo!".

¿Cómo será su nueva vida?

Hace poco estrenamos en el Festival Temporada Alta la obra Lola la Comedianta, una opereta de Lorca inacabada  a la que puse música y donde interpreto un papel. Hacía tiempo que no hacía algo tan gustoso ya la vez tan íntimo. Con eso seguiré de vez en cuando. También estoy empezando a maquetar  temas: tengo tantos que podría hacer un disco de flamenco, o de  jazz-flamenco, o de pop... Aunque los que estoy escogiendo son los más optimistas y los más sencillos. Figúrate que acabo de grabar un tema que se llama Todo está bien, ¡quién me ha visto y quién me ve! Soy guerrera, pero estoy cansada y creo que está todo tan mal que hay días que, a pesar de que el mundo está loco, tú te levantas, está todo coordinado y hay magia. Claro que hay cosas que cambiar, pero no se puede vivir siempre en la sombra. La persona tiene que tener autoestima y disfrutar de momentos bonitos con ella misma. Otra cosa que me está pasando al componer solo para mí es que me doy cuenta de que lo que estoy haciendo suena más femenino, muy 'de chicas'. Y me apetece practicar vocalmente con otro tipos de texturas. Ahora escucho a muchas mujeres, me encantan Lily Allen, Jessy B, Adele, Julieta Venegas... me gustaba mucho Amy Winehouse. Me imagino las canciones interpretadas por voces de chicas y digo, ¡ay, qué chulo!

Como bruja, ¿qué pócima puede arreglar la crisis actual?

Se me han acabado las pócimas. Yo confío en que al final todo son ciclos. Esto ya se veía venir hace mucho tiempo pero nadie lo quería pensar porque estábamos viviendo bien, por encima de nuestras posibilidades. Espero que tengamos madurez para intentar cambiar las cosas. Aunque en la Política ya no cree nadie. Yo fui a votar y en el momento de meter la papeleta en la urna me dije: "Vaya tontería, podría haberme quedado en casa tomando un café". Da la impresión de que no sirve para nada, que este sistema ya está cerrado y vendido y no defiende los intereses del pueblo. La pócima mágica sería muy sencilla: respeto a la naturaleza, sanidad, educación, un techo y una actividad digna para todos. El problema es que unos quieren tanto, tanto, que al final falla la ecuación. Hay que paralizar a los que quieren tener mucho, que se paren un rato.

¿Cuál ha sido para ti la noticia más importante de 2011?

Ahora mismo, la más impotante es que mi hermana María está preñada de tres meses. Me hace mucha ilusión. Es una de las noticias que más me ha alegrado. ¿Será que soy un poco doméstica? (Risas) Otra cosa que me ha alegrado mucho es que me he vuelto a vivir a Valencia. Me fui con Ojos de Brujo a Barcelona hace 13 años. Ahora he vuelto al pueblo donde están mis padres, mis hermanas, mis amigas... Estoy feliz, he pasado de vivir en el centro de Barcelona a vivir en una casa con jardín. Igual me harto en algún momento, pero ahora estoy encantada.

Biografía

Ojos de Brujo nació hace aproximadamente doce años de la reunión de diferentes músicos de la escena barcelonesa del momento amantes del mestizaje musical. Poseen seis álbumes de estudio y han realizado numerosas colaboraciones con músicos de todo el mundo. En 2011 anunciaron su disolución.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento