Elijah Wood: "Nunca perdí el interés en actuar"

  • El inolvidable Frodo de 'El señor de los anillos' estrena 'Happy Feet 2'.
  • Además, el joven actor ya está preparando 'El hobbit'.
Elijah Wood, uno de los protagonistas de 'El Hobbit'.
Elijah Wood, uno de los protagonistas de 'El Hobbit'.
Efe

Quizá porque le hemos visto actuar desde niño, en persona resulta cercano como un familiar. Diminuto y simpático, Elijah Wood vuelve a prestar su voz a un pingüino en Happy Feet 2, que se estrena el viernes.

¿Por qué meterse, otra vez, en el papel de pingüino?

La saga Happy Feet es maravillosa: mezcla música, baile y una animación increíble, el aspecto visual está cuidadísimo, los personajes son divertidos y, aunque sean animales, la historia es muy humana y de plena actualidad.

¿Es, como actor, muy distinto a una película de acción real?

En el cine convencional has de estar pendiente de muchas cosas: tus gestos, tus líneas de guión, tu posición frente a la cámara... En la animación es solo tu voz, eres más libre.

¿Cuáles son sus dibujos animados favoritos?

Como todo el mundo, crecí con los clásicos de Disney, las Merrie Melodies, los Looney Tunes... En el cine, me encantó Nimh, el mundo secreto de la señora Brisby, y después todas las de Pixar. También me gusta la animación japonesa, sobre todo Akira o Ghost in the Shell. La animación es un medio perfecto para expresarte, da posibilidades casi infinitas.

Cambiando de tema: le imaginaba en Nueva Zelanda, rodando las dos partes de El hobbit.

¡Yo ya he terminado lo mío! Empecé en octubre y fue muy emocionante: era casi surrealista volver a vestirme de Frodo, pero al mismo tiempo me reencontré con viejos amigos. Eso fue lo más fuerte, era como una maravillosa reunión familiar o viajar al pasado.

Frodo no estaba en el original...

Sí, por eso nunca pensé que volvería a encarnarlo. Pero Peter Jackson decidió introducir saltos en el tiempo y, aunque mi presencia en la película será breve, estará en partes muy hermosas y emocionantes.

¿Qué diferencias habrá respecto a El señor de los anillos?

Es difícil explicarlo en pocas palabras... la escala es distinta. La trilogía de El señor de los anillos cuenta una historia muy grande, y el aspecto de la película es masivo, sobrecogedor. El hobbit es más íntimo pero, a cambio, la tecnología será aun más impactante, y en tres dimensiones... Jackson está muy a gusto, relajado: está haciendo una gran producción, pero en un ambiente tan lejano, tranquilo y natural como Nueva Zelanda.

Su carrera cambió por completo con El señor de los anillos, ¿cómo vivió ese éxito?

Mi vida, es evidente, viene marcada por ese proyecto. No solo en cuanto a lo profesional, también en lo personal: me pasé 16 meses de rodaje muy intensos, viviendo en Nueva Zelanda, con una agenda durísima... Al terminar, me sentía agotado, pero nunca perdí el interés en actuar: sabía que no encontraría un proyecto tan enorme, pero sí papeles distintos, novedosos, y en eso sigo.

Última pregunta: en Happy Feet 2 encarna a un padre con un hijo encantador, pero inseguro y vergonzoso... ¿cómo era usted de pequeño?

No era particularmente vergonzoso, pero voy a contarte dos historias terroríficas y muy íntimas. La primera: con cuatro o cinco años, es increíble que todavía lo recuerde, me hice pis en una fiesta familiar. Me dio vergüenza pedir permiso para ir al baño, y, cuando quise darme cuenta, me había meado encima... ¡Fue espantoso! Lo peor es que, dos años después, en primer grado de la escuela, me volvió a pasar lo mismo... ¡Y en el colegio es todavía peor! Durante un tiempo, claro, fui conocido como "Elijah pantalones mojados", pero pude superarlo. ¿La receta? ¡Aprender a saber reírte de ti mismo!

Precoz y melómano

Nació en 1981 en Iowa, (EE UU). Era el mediano de tres hermanos y desde muy pronto quiso actuar, por lo que su madre le llevó a Los Ángeles, donde, en poco tiempo, logró bastantes trabajos. Tras mucha publicidad y pequeños papeles televisivos, debutó en el cine con Avalon (1990), que él mismo considera su mejor película infantil. Fanático del grupo Smashing Pumpkins, desde 2005 es dueño de un sello musical, Simian Records, y ha intervenido en vídeos musicales de bandas como Beastie Boys.

Más de 20 años trabajando

¿Qué siente Wood tras tantos años actuando? Según reconoce él mismo, jamás pensó que duraría tanto en el cine: "Me di cuenta al llegar a los 28 años y cumplirse 20 de mi primer papel. Aunque mi carrera infantil y la de adulto son tan distintas que las veo como vidas diferentes. ¿Que qué siento al ver mis primeras películas? Es como si viera a otra persona. Creo que la mejor de todas es Avalon: es muy especial, muy cinematográfica".

Le vimos en...

El buen hijo (1993)

Tras el éxito de Solo en casa, el dulce Macaulay Culkin aceptó encarnar a un niño diabólico en esta adaptación de un texto de Ian McEwan. Wood era el bueno, un huerfanito que tras perder a su madre se va a vivir con sus tíos y primos y descubre su lado siniestro. El resultado: un magnífico duelo actoral entre dos mocosos.

El señor de los anillos (tres partes, 2001-2003)

La carrera de Wood oscilaba entre cine tan distinto como Flipper (1996) o La tormenta de hielo (1997) cuando le llegó el papel de su vida: Frodo Bolsón en la trilogía de El señor de los anillos. El resto es historia: premios, millones de dólares y una de las sagas más exitosas de la historia.

Los crímenes de Oxford (2008)

Wood también estuvo en una producción española: esta película de acción y misterio en la que, a las órdenes de Álex de la Iglesia, tenía alguna que otra tórrida escena con una despampanante Leonor Watling. La película triunfó en España.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento