El tribunal del caso Marta decide este lunes si acepta las pruebas para rebatir al taxista

El tribunal encargado de enjuiciar la desaparición y el presunto asesinato de Marta del Castillo anunciará este próximo lunes si acepta o no las pruebas documentales solicitadas por la defensa del hermano del autor confeso del crimen para rebatir la declaración del taxista, que esta misma semana dijo estar seguro "al cien por cien" de que trasladó a Francisco Javier Delgado a las 00,30 horas del 25 de enero de 2009 desde Luis Montoto hasta León XIII.
Juicio Caso Marta Del Castillo
Juicio Caso Marta Del Castillo
EUROPA PRESS/ARCHIVO

En un auto, consultado por Europa Press, la Audiencia Provincial decidió admitir la declaración del taxista y de su mujer y dio a las defensas de los acusados un plazo que concluirá a las 10,00 horas del lunes para proponer, en su caso, nueva prueba para combatir la admitida. En este sentido, el letrado de Delgado ha pedido la práctica de una docena de pruebas documentales, entre las que destacan la solicitada al Ayuntamiento sobre la ordenación viaria de la calle León XIII en el momento de los hechos; si había obras en la zona; la distancia kilométrica existente entre los dos puntos antes mencionados o la tarifa de los taxis en esas fechas.

También el letrado del acusado Samuel Benítez anunció esta pasada semana la presentación en el Registro General de un escrito solicitando la práctica de una serie de pruebas, que no han trascendido. En caso de admitir alguna de las pruebas solicitadas por las defensas, el tribunal podría suspender la vista oral hasta que se practiquen las mismas, mientras que, en caso de no aceptarse ninguna de ellas, comenzaría la fase de presentación de informes finales por parte de Fiscalía, acusación particular y defensas.

El taxista declaró el pasado lunes y aseguró que "está cien por cien seguro" de que la persona a la que trasladó a las 00,30 horas del día 25 de enero fue Francisco Javier Delgado, con lo que da fuerza a la versión mantenida por las acusaciones en cuanto a que el hermano de Carcaño participó en las tareas para hacer desaparecer el cuerpo. Añadió que el hombre que se montó en el vehículo "estaba bien pelado, estilo militar, pelo canoso y barba de unos días sin afeitar".

Respecto a la vestimenta que llevaba el hermano de Carcaño, el taxista describió que vestía con ropa oscura y una chaqueta con doble bolsillo, a lo que se suma que portaba una bolsa de plástico "bien anudada" que se volcó cuando enfilaban la curva para entrar en León XIII —en su declaración policial aseguró que en la bolsa había botellas "con líquido"—.

Un coche aparcado en doble fila en león xiii

"No hubo conversación durante todo el trayecto", según puso de manifiesto el taxista, quien añadió que, una vez llegaron a León XIII —"donde había aparcado un coche en doble fila"—, el cliente, que tenía la voz "muy ronca" y una mirada "profunda", le dijo que "lo dejara a la altura del bloque número setenta y pico". Tras abonar el coste del recorrido, "entró en la casa donde pasó lo de Marta", y él se dirigió a un Kebab para comprar la cena.

Indicó que, al día siguiente, un compañero le dio una fotografía de la víctima para que la pusiera en su coche y, posteriormente, escuchó que el último sitio donde se había visto a la víctima era en León XIII. Tras ello, vio en televisión imágenes de León XIII y de una persona detenida que salía de la vivienda; "la primera impresión que me da es que es él", subrayó, e incidió en que "estoy seguro desde primera hora que es Francisco Javier Delgado la persona que llevé en el coche".

Al ver las imágenes de televisión, le dijo a su mujer: "ese hombre lo he llevado yo en mi coche" la madrugada del crimen, aunque "no fui inmediatamente a la Policía porque mi mujer me dijo que ya estaba detenido", pero una vez "que escuché su voz en el juicio, y la reconocí al cien por cien como la de la persona que trasladé esa noche, acudí a la Policía".

"necesitaba desahogarme"

En este punto, agregó que finalmente acudió a la Policía a contar los hechos "porque me estaba sintiendo muy mal y necesitaba desahogarme, no me podía callar". Cuestionado por el letrado del hermano de Carcaño por los días en que trabajó en esas fechas y por la posibilidad de que pudiera haber visto a Francisco Javier Delgado otro día, dijo con rotundidad: "No lo vi otro día, y estoy segurísimo de ello".

Tras el taxista declaró como testigo su mujer, quien aseveró que, cuando estaban viendo imágenes de televisión con la reconstrucción de los hechos realizada en León XIII, apareció uno de los detenidos y su marido le dijo que "había llevado a ese hombre en el taxi, y lo decía seguro", lo que se repitió en posteriores ocasiones. "Cada vez que veía alguna noticia sobre el caso en la televisión, estaba más seguro" de que lo había trasladado, pero inicialmente "no acudió a la Policía por mí".

"No fue antes a decirlo porque yo le retenía, le decía que temía por él y por nosotros", dijo la testigo entre lágrimas, tras lo que reiteró que su marido "no ha dejado nunca de recordarme" que trasladó a Francisco Javier esa noche.

Sangre en el chaquetón de carcaño

La jornada del lunes también acogió la comparecencia de dos peritos del laboratorio de la Policía Científica de Sevilla, quienes confirmaron la existencia de sangre perteneciente a la víctima en el chaquetón de Miguel, mientras que en el tensiómetro que éste empleó supuestamente para comprobar si Marta estaba muerta había "una mezcla de AND perfecta y completa" de ambos.

En la jornada del martes, por su parte, comparecieron los médicos forenses Julio Guija y Jesús Parejo, del Instituto de Medicina Legal, y la profesora universitaria de Psicología Rosario Antequera, quienes ratificaron que Carcaño no padecía ningún trastorno mental ni de la personalidad en el momento de los hechos. "Presenta rasgos de personalidad antisocial, pero no llegan a ser un trastorno", apostillaron.

Asimismo, dijeron que se trata de una persona "egocéntrica y manipuladora", ya que "sólo piensa en sí mismo" y en las relaciones personales "busca su propio beneficio; primero él y luego el resto de personas", mientras que su nivel de inteligencia se sitúa en un nivel "medio-bajo", lo cual "le dificulta prever conductas a largo plazo". De igual modo, explicaron que "mentía" durante las entrevistas que mantuvo con ellos.

En relación al intento de suicidio que protagonizó en la cárcel de Morón, señalaron que "contaba con la posibilidad de ser salvado", como finalmente ocurrió al estar incluido dentro del Protocolo de Prevención de Suicidios, y lo llevó a cabo "para llamar la atención" y como "gesto de autoprotección" al conocer que podía ser trasladado al módulo común con el resto de presos.

"duelo patológico"

De su lado, tanto Guija como Parejo, acompañados por el psicólogo clínico Felipe Vallejo, dieron cuenta del estado de salud mental de los padres de la joven, y ratificaron que las distintas versiones ofrecidas por Miguel sobre el paradero del cuerpo han "acrecentado" el dolor y la frustración de los padres de la víctima, aseverando que, en caso de que el cadáver no aparezca, "puede llevar a un duelo patológico".

También declararon en la jornada del martes los agentes del Cuerpo Nacional de Policía que intervinieron en XIII la silla de ruedas que supuestamente se empleó para trasladar el cuerpo, donde se encontraron manchas que dieron positivo a los reactivos químicos aplicados, por lo que los peritos opinaron que las manchas "podrían ser restos de sangre".

Por último, el miércoles compareció una psicóloga clínica que ha tratado tanto a los padres como a las hermanas de Marta tras su desaparición, quien consideró que, en caso de que finalmente el cuerpo no aparezca, la afectación emocional podría ser "crónica".

Asimismo, se pudieron escuchar once 'pinchazos' telefónicos realizados a los acusados, uno del 3 de febrero de 2009 en el que Delgado le dice a Carcaño: "intenta relajarte, tú no has hecho nada, al final saldrá toda la verdad".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento