'The Wake', 1950
Un velatorio fotografiado en 1950 en Deleitosa (Cáceres) por W. Eugene Smith Center for Creative Photography, University of Arizona: W. Eugene Smith Archive / Gift of the artist
© The Heirs of W. Eugene Smith, courtesy Black Star, Inc., New York

El velatorio de cuerpo presente de un difunto, un labrador que pasa el arado a cuatro patas, tres guardias civiles en un amenazante claroscuro, una hilandera... Cuando en 1951 la revista Life publicó el reportaje fotográfico Spanish Village (Pueblo español), pocos ojos de fuera del país sabían de la realidad del rural durante los años de piedra del franquismo: una vida pobre, miserable y acosada.

El autor de aquellas fotos únicas -una lección de historia en sí mismas- fue un reportero estadounidense que el año anterior había tenido el coraje y la suerte de poder entrar en la España de la dictadura y retratar la vida de Deleitosa, un pueblo de Cáceres (Extremadura) donde la miseria era cotidiana. W. Eugene Smith (1918-1978), a quien Deleitosa dedicó con el tiempo una calle, ha pasado a la historia como uno de los padres del reportaje fotográfico moderno, entendido como una profundización, análisis y extracción de tesis de opinión sobre el tema retratado.

Entre las décadas de los años cuarenta y setenta del siglo XX, Smith firmó fotografías inolvidables. Muchas de ellas se exponen en la retrospectiva W. Eugene Smith – Photographs, que se exhibe hasta este domingo en la galería Martin Gropius Ban de Berlín.

El padre de Smith se suicidó tras arruinarse en la
crisis de 1929
Nacido en Wichita, Kansas (EE UU) comenzó a hacer fotos a los 15 años, inspirado por su madre, gran aficionada amateur. En 1936, tras el suicidio de su padre como resultado de la ruina económica posterior a la crisis de 1929, viajó a Nueva York para intentar ganarse la vida con una cámara.

Al año siguiente encontró su primer trabajo en la revista Newsweek. Un año más tarde prefirió optar por la libertad de ser freelancer y, sobre todo a través de la agencia Black Star, comenzó a publicar con regularidad en Harper’s Bazaar, Collier’s, Time y Life.

A partir de 1940, Smith se convirtió en uno de los reporteros con mayor conciencia política y social de su generación. Durante la II Guerra Mundial hizo fotos de propaganda antifascista y cubrió para Life la contienda en el Pacífico. En un determinado momento, que él llamó de "revelación", dejó de hacer fotos a los soldados y se concentró en el sufrimiento de los civiles inocentes. En 1945 él mismo resultó gravemente herido.

Una matrona negra en tierras del Klu Klux Klan

Tras la guerra se concentró en los reportajes sobre gente corriente que le encargaba Life y que tuvieron un tremendo impacto social. En 1948 firmó The Country Doctor, donde acompañó a un jóven médico rural en el área de Dénver y tres años después publicó Nurse Midwife, en el que siguió a la comadrona negra que ayudaba a nacer a niños blancos en un área con fuerte presencia del Klu Klux Klan.

En Deleitosa pasó dos meses. Quería mostrar cómo era la vida en una población rural y pobre bajo una dictadura fascista. Con el paso del tiempo declararía que era el trabajo del que se sentía más orgulloso, aunque había tenido que mentir una vez y otra a los guardias civiles sobre sus verdaderas intenciones. Siempre les decía que le interesaba el folclore y ni una sola vez mencionó a Franco o la Guerra Civil.