Pedro Farré
Pedro Farré habla con la prensa a su salida de la Audiencia Nacional. Javier Lizón / EFE

Pedro Farré no quiere mencionar beneficiarios concretos, pero en la entrevista que la revista Vanity Fair ha publicado este mes con el ex director de finanzas internacionales de la SGAE, reconoce que la entidad de gestión sufragó prostitutas de lujo para "distintos grupos de interés".

Todos mis gastos fueron aprobados por la dirección financiera de la SGAEFarré está acusado de gastar más de 40.000 euros en locales de alterne y con cargo a la tarjeta corporativa de la Sociedad General de Autores y Editores, entidad que fue intervenida el pasado 1 de julio por la Guardia Civil y que supuso el derrocamiento de su presidente Teddy Bautista.

"Todos mis gastos fueron aprobados por la dirección financiera de la SGAE y todos ellos estaban destinados a mantener buenas relaciones con los distintos grupos de interés", cuenta ahora Farre. ¿Quienes eran estos grupos a los que se 'cuidaba' mediante el pago de prostitutas? "Jamás se sabrá", afirma Farre, "yo sólo soy el cabeza de turco de este enorme agujero".

Gastos suntuosos... y personales

Pero la entrevista con Farré -directivo de la SGAE desde 2002 y jefe de gabinete de Bautista de 2004 a 2009- desvela más detalles hasta ahora desconocidos en la Operación Saga. Entre ellos, que la SGAE supuestamente debe 142 millones de euros a los bancos en hipotecas correspondientes a una red de teatros, una deuda de 20 millones con Hacienda, o el dinero que recibían la hermana y amigos del presidente Bautista para supuestamente maquillar las cuentas de la gestora de derechos de creación artística.

La hermana de Bautista y sus amigos recibían dinero para maquillar las cuentas.Según se indicaba en el sumario del caso que estudia la trama, los imputados desviaron más de 30 millones de euros para lujos y gastos personales, tal y como reveló en septiembre la Cadena SER.

Los informes de Hacienda y de la Guardia Civil coincidían en que la entidad realizaba "gastos que no son propios de una actividad de servicios sino más bien de una economía doméstica". En la lista de gastos, aparte de servicios de prostitución, figuraban viajes de lujo, compras de coches, alquileres de apartamentos para el verano, lencería, cuotas de gimnasio y compras del supermercado, entre muchos otros conceptos.

Todos esos recibos eran pagados por la Sociedad General de Autores y Editores a través de un entramado de sociedades y empresas aparentemente independientes que se usaban como herrramienta pra el desvío de fondos.

Farre quedó en libertad tras declarar

Farre fue citado a declarar el 11 de octubre por el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz, que le dejó en libertad tras imputarle la comisión de un delito de apropiación indebida de fondos de la entidad. El exjefe de gabinete de la SGAE declaró entonces que las acusaciones en su contra constituían "una maniobra para mancillar" su honor y desprestigiarle.

La Operacion Saga se saldó son la detención de los principales directivos de la SGAE, entre ellos José Luis Rodríguez Neri, a quien se acusó de desviar el dinero procedente de los derechos de autor a sociedades de su propiedad. El ex director general de la filial digital de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) está actualmente en libertad tras haber abonado una fianza de 300.000 euros que le impuso el juez Ruz.