La Xunta propone pactar una nueva ley urbanística y la oposición acepta si el PP deja su modelo "especulativo"

Hernández sugiere dos tipos de planeamiento distintos, para ciudades y para municipios de poca complejidad, y limitar el tiempo de trámite
Foto Hernandez Urbanismo
Foto Hernandez Urbanismo
EP/REMITIDO

El conselleiro de Medio Ambiente, Territorio e Infraestruturas, Agustín Hernández, ha lanzado este miércoles una propuesta a los grupos parlamentarios para consensuar entre todos una nueva ley urbanística para Galicia, tras hacer una "profunda reflexión" sobre la situación. PSdeG y BNG han aceptado el ofrecimiento —los grupos habían pactado el año pasado crear una comisión con este fin—, pero han advertido al PP de que debe abandonar su modelo de "especulación" y la política del "vete haciendo y la destrucción del territorio".

Así, el portavoz del PSdeG en la materia, Ismael Rego, ha apostado por constituir la comisión parlamentaria, pero ha indicado que "falta saber" si el PP "está en disposición de cambiar aquello que vinieron haciendo hasta ahora" y ha considerado que algunas de las modificaciones promovidas en esta legislatura "no son estimulantes".

Por su parte, la representante del BNG en el debate, Teresa Táboas, ha pedido a la Xunta que aclare cuál es su modelo urbanístico y que diga que va a "cerrar la puerta" al modelo de que "hizo bandera" el PP y que deja "barbaridad tras barbaridad" en el territorio. "Si el modelo es el territorio como un tablero de ajedrez para jugar a la especulación, ahí no nos van a encontrar", ha avisado.

El conselleiro ha lanzado su propuesta durante una comparecencia a petición propia en el pleno del Parlamento, en el que ha apostado por abrir una reflexión y estudio sobre la situación urbanística, al que se incorporen las instituciones y los agentes sociales implicados. Por ello, ha manifestado su voluntad de negociar "inmediatamente" las bases para el trabajo en la Cámara. A la oposición le ha pedido que valore el ofrecimiento para el acuerdo, dado que "la aritmética parlamentaria no lo hace necesario".

En cualquier caso, Hernández ha abogado por no desechar las cuestiones ya contenidas en la actual ley y que "están bien". "Lo peor sería crear un marco totalmente nuevo y volver a un escenario en el que todos los ayuntamientos carezcan de plan adaptado", ha dicho.

También ha pedido abrir un debate social para "detectar las demandas urbanísticas actuales" y dar agilidad a la tramitación de los planeamientos municipales, sin que ello implique "pérdida o menoscabo de la seguridad jurídica". Entre las propuestas que ha ofrecido como base para abordar en la comisión parlamentaria, el conselleiro ha sugerido establecer dos tipos de planes, uno de ellos para ciudades o localidades con un urbanismo complejo y otro para ayuntamientos menores y con un urbanismo de "escasa complejidad".

Planes resumidos

Para estos últimos podrían aplicarse "planes resumidos" o hacerlos "por fases", ha apuntado y ha sugerido también promover la agrupación de municipios para que "compense" abordar la ordenación urbanística o elaborar documentos para comarcas. Son precisamente estos municipios menores, que no tienen planeamiento, los que presentan menos complejidad y no presentan grandes necesidades de suelo, ha agregado y ha considerado que su situación, "siendo preocupante, no es grave".

Hernández ha llamado también a buscar la "excelencia" en los planes generales de los municipios para evitar problemas de obsolescencia que se concentran, principalmente, en los redactados antes de 1997 y buscar la plena ordenación urbanística, dado que es "difícil acometer políticas urbanísticas coherentes" si hay zonas que no tienen ordenación.

En este sentido, ha indicado que 248 de los 315 municipios tienen algún tipo de norma, mientras que 67 carecen de planeamiento o lo tienen suspendido o anulado. Únicamente 55 ayuntamientos tienen sus planes adaptados. El conselleiro ha recordado que las administraciones locales tienen a su disposición 22,4 millones para ayudas.

"asignatura pendiente"

El socialista Ismael Rego ha considerado que el consenso sobre el territorio ha sido "siempre la gran asignatura pendiente" de los grupos políticos gallegos. El PSdeG, ha recordado, ha ofrecido "en todas las legislaturas" un pacto por el territorio, para el que "hay bases sólidas".

Así, ha apostado por elaborar una ley "clara, concreta, que facilite el planeamiento y respete las competencias de cada quien". Por ello, ha tendido la mano de los socialistas para buscar un pacto y que la nueva ley del suelo cuente con "un amplio consenso social e institucional".

El marco general tiene que ser "igual para todos", ha dicho en alusión a la posibilidad de establecer diferentes tipos de planeamiento. Además, ha defendido que "todos" tienen experiencia tanto en el Gobierno como en la oposición y ha asegurado: "no todos nos comportamos igual". "Hay quien defiende la 'barreirización' —en alusión a la situación del Ayuntamiento de Barreiros— de Galicia y quienes la combaten", ha agregado.

El bng rechaza un 'REVIVAL'

La portavoz del BNG ha coincidido con el conselleiro en que "es momento de pensamiento y de tranquilidad" y ha afirmado que es tiempo de llegar a un acuerdo político y social sobre el urbanismo. Galicia, ha sostenido, necesita planificar y debe situarse "en la vanguardia".

Táboas ha llamado a dar respuestas a esta cuestión mediante instrumentos "conceptual y técnicamente" coherentes y que no supongan "un 'revival'", pues la normativa urbanística se ha orientado "a los intereses privados". Por la contra, la nacionalista ha reclamado que "tiene que primar lo público".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento