Paulo César Baptista, el portero del Hotel Ushuaïa, en Ibiza, que presuntamente asesinó este verano de un puñetazo al joven camarero de Rubí, Abel Ureña, ha sido detenido en Holanda, según informa el periódico portugués Correio da Manha.

En la página del Facebook de Abel ha sido confirmada la noticia esta tarde y ha añadido que Baptista permanece detenido desde el pasado sábado, pero no ha sido oficial hasta este lunes. En el corto mensaje que ha publicado la familia en la red social, ésta ha señalado que hoy "es un gran día para todos" y ha recordado que "mucha gente" ha esperado este momento con "rabia y dolor".

Cabe recordar que el presunto homicida, que trabajaba en el Hotel de Ushuaïa de seguridad, llevaba desaparecido desde el pasado 19 de agosto tras asestar un mortal golpe en la mandíbula de Ureña supuestamente -según apuntan distintas versiones- por un asunto de drogas que mantenía el camarero con la novia de Baptista. Poco después, tras ser citado por la Guardia Civil, Julio Cesar Baptista desapareció de la isla.

Asimismo, Baptista está reclamado por la justicia portuguesa por dos condenas pendientes, que suman nueve años de cárcel, en este país por pertenencia a una mafia que actuaba en locales de ocio y de prostitución desde 2009.

Se da la circunstancia de que el portugués, experto en artes marciales, entró a trabajar en el establecimiento con una identidad falsa, ya que la justicia portuguesa le buscaba desde 2009 por su relación con la mafia de aquel país. Se cree que mató al joven catalán por una cuestión de drogas.

Abel Ureña, de 28 años, fallecía el pasado 4 de septiembre tras permanecer en coma inducido debido a la agresión de Baptista. Sus familiares y amigos han organizado en la isla varias manifestaciones desde entonces exigiendo justicia.