La Federación Galega de Confrarías de Pescadores pedirá al nuevo Gobierno la derogación de las tres órdenes que publica este lunes el Boletín Oficial del Estado (BOE) en relación con la distribución de las capturas en el Cantábrico Noroeste.

En concreto, dos textos determinan el reparto por artes de pesca de la cuota de bacaladilla, gallo y jurel —por un lado— y del jurel y el rape —por otro— y un tercer documento establece un plan de gestión para el arrastre de fondo que faena en este caladero.

"Lo más importante en este momento es que el nuevo Gobierno entienda que la pesca de bajura —cerco, volanta, palangre, rasco y artes menores— no va a tolerar que se sacralice un reparto que es claramente discriminatorio", advierten los pósitos en un comunicado que firma el presidente de la federación, Benito González Sineiro.

Las cofradías piden "un replanteamiento" de la distribución de las cuotas "de una forma estable" y apunta a la elaboración de planes plurianuales "o bien por especie o bien por modalidad de pesca".

Ofrecen el "máximo nivel de colaboración" para ello pero, al mismo tiempo, avisan de que "estudiarán todas las medidas tendentes a la suspensión de la entrada en vigor de las citadas órdenes", para lo que interpondrán un recurso contencioso-administrativo que conlleve su "invalidación".

En este escenario, inciden en que están celebrando "consultas al sector" para que los profesionales transmitan sus propuestas para el futuro en una "convergencia" con las flotas del Cantábrico Noroeste —con cuyos representantes celebraron el pasado miércoles una reunión en Gijón—.

Reparto de bacaladilla,

Gallo y cigala

La publicación de las dos órdenes de reparto por artes de pesca para las cinco especies de mayor valor comercial fue anunciada por el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM) hace 10 días, y este lunes se ha hecho efectiva en el BOE.

Tendrán vigencia, según la intención del Gobierno, durante los próximos tres años, a partir de las cantidades que otorgue el Consejo de Ministros de Pesca de diciembre para el próximo año.

Así las cosas, la primera orden reserva un 90,6% de la cuota de la bacaladilla para el arrastre de fondo que trabaja en el Cantábrico Noroeste, mientras que asigna un 2,89% a "otros censos y modalidades" de este caladero, un 1,23% para el arrastre en aguas de Portugal y un 5,28% para el Golfo de Cádiz.

En cuanto al gallo, un 80,62% de las posibilidades de pesca le corresponde al arrastre de fondo en el Cantábrico Noroeste y un 9,39% a esta flota en aguas de Portugal. Otros censos y modalidades que faenan en el caladero del norte de la Península contarán con un 0,88% de la cuota y el 9,11% irá para el Golfo de Cádiz.

Para la cigala, el MARM prevé dos repartos diferentes: el primero —cigala VIIIc— otorga el 94,29% del total para el arrastre de fondo del Cantábrico y el 5,71% para otras artes censadas y el segundo —cigala IX—, un 21,93% para los arrastreros del norte, un 26,96% para los de aguas de Portugal y un 51,11% para el Golfo de Cádiz.

Distribución de jurel y rape

Ya en la segunda orden, la cuota asignada a España para el jurel —VIIIc— se dividirá de modo que el arrastre acapare el 46,26% y el cerco el 46% en el caladero del Cantábrico Noroeste. El 7,74% restante se dirigirá a otros censos y modalidades que faenan en esta zona.

La cuota correspondiente al jurel —IX— se repartirá en un 50,12% para el cerco, un 37,28% para el arrastre y un 3,38% para otros censos —todos ellos en el Cantábrico—. El arrastre de fondo en aguas de Portugal recibirá un 0,34% de las posibilidades y el Golfo de Cádiz dispondrá del 8,88% del total.

El arrastre de fondo del Cantábrico Noroeste encabezará la capacidad de captura de rape (45,40%), seguido por el rasco (18,14%) y otras modalidades censadas (25,51%). Por su parte, el Golfo de Cádiz obtiene un 2,01% y el arrastre de fondo en aguas de Portugal, un 8,94%.

Según el periodo 2002-2009 Y

Criterios socioeconómicos

"La distribución se ha efectuado de acuerdo con los porcentajes obtenidos de las informaciones de que dispone la Secretaría General del Mar, correspondientes al periodo 2002-2009", destaca el MARM en la introducción de las órdenes.

Su objetivo, resalta, es "garantizar el cumplimiento de las normas de la política pesquera común" y añade que, "a su vez, estos datos han sido modulados para tener en cuenta los aspectos socio-económicos de las flotas afectadas en las distintas pesquerías".

El ministerio defiende que "en la elaboración de la presente orden han sido consultados el sector pesquero y las comunidades autónomas afectadas", pese a que el sector de la bajura, que ya anunció movilizaciones la pasada semana, expuso su oposición a dicha medida.

Por otra parte, una tercera orden determina un plan de gestión para los buques de arrastre de fondo del caladero nacional Cantábrico Noroeste, "para garantizar que no se sobrepasen cada año las cuotas de especies pelágicas y demersales asignadas a España en las subzonas VIIIc y IXa y asegurar la flota pesquera a lo largo del año".

Consulta aquí más noticias de A Coruña.