La Diputación foral de Gipuzkoa confía en que finalmente se pueda lograr un acuerdo en torno a la reforma fiscal, a pesar de las "discrepancias" existentes en torno a las cifras en las que se debe implementar el Impuesto de Patrimonio, que no ha podido lograrse en la reunión del Órgano de Coordinación Tributaria (OCT) de este lunes.

Según han informado fuentes del departamento foral de Hacienda y Finanzas de Gipuzkoa a Europa Press, en este encuentro "se han acercado un poco posturas" entre las diputaciones vascas y el Gobierno, sobre todo en cuanto al Impuesto de Patrimonio, que se prevé reimplantar.

No obstante, las mismas fuentes han señalado que, finalmente, "no ha habido un acuerdo como tal, porque hay discrepancias sobre las cantidades en las que se debe implementar". Por ello, la Diputación de Gipuzkoa espera seguir negociando y poder conseguir un acuerdo, que de momento no ha sido posible.

En este encuentro, la institución foral guipuzcoana ha defendido su propuesta de reforma fiscal que, además de por la recuperación del Impuesto de Patrimonio para los patrimonios superiores a los 600.000 euros y un mínimo exento por vivienda habitual de 300.000 euros, también pasa por aumentar los tipos de gravamen a las rentas más altas dentro del IRPF.

Asimismo, contempla reducir la desgravación por vivienda, eliminar la deducción por edad para las rentas de más de 30.000 euros, rebajar la aportación máxima a las EPSV, elevar al 24 por ciento el tipo de las rentas de capital superiores a 1.500 euros, y recuperar el Impuesto de Sucesiones y Donaciones, con un límite exento de 220.000 euros.

Por su parte, las diputaciones alavesa y vizcaína también están a favor de recuperar el Impuesto de Patrimonio, pero con un importe exento de la vivienda habitual hasta los 400.000 euros y el mínimo exento hasta los 800.000.

Consulta aquí más noticias de Guipúzcoa.