Diego define las cuentas del próximo ejercicio como "sociales, austeras, eficientes, dinamizadoras, creíbles y responsables" (Atención abonados, esta información amplía y sustituye a la anterior sobre el mismo tema, con una precisión en el primer párrafo).

Los presupuestos de Cantabria para el próximo año bajarán un 0,16% en relación a los del presente ejercicio en gasto no financiero, hasta los 2.231 millones de euros (-3,5 millones), según ha informado este lunes el presidente regional, Ignacio Diego, que ha definido las cuentas de 2012 como "sociales, austeras, eficientes, dinamizadoras, creíbles y responsables". El proyecto presupuestario asciende en total a 2.439 millones de euros y la previsión de ingresos de la Comunidad Autónoma para el próximo ejercicio aumenta un 1%.

Acompañado por la consejera de Economía, Hacienda y Empleo, Cristina Mazas, que ha sido la encargada de registrar el proyecto presupuestario en el Parlamento tras su aprobación en un Consejo de Gobierno extraordinario este lunes a primera hora, Diego ha manifestado en rueda de prensa que su nuevo Gobierno "ha sacado a Cantabria de la situación de quiebra a la que estaba abocada", aunque ha reconocido que se encuentran ante "una dificultad extrema para llegar a pagar las nóminas de diciembre".

"La situación de Cantabria no era de bancarrota, era de quiebra", dijo. Diego ha precisado que los presupuestos para 2012 son "sociales" porque suben las partidas de gasto en sanidad (24 millones más), servicios sociales (+2,5 millones), fomento de empleo (+6,5 millones) y acceso a la vivienda (+1%), a la vez que "se ha protegido el gasto en educación", —que sube un 0,03%—.

Medidas que, según ha indicado el presidente autonómico, se complementan con la creación de un Fondo de Contingencia, recortes en gastos corrientes y de personal o control de gasto en empresas públicas, y que responden a una proyección de crecimiento de la economía cántabra que rebaja del 2,3% al 1% la previsión del Gobierno de Rodríguez Zapatero. En el capítulo de ingresos figura una partida de 40 millones para Valdecilla, con los que, según el presidente, "se podrá relanzar la cuasiparalizada obra" del hospital cántabro.

En palabras de Diego, las cuentas para 2012 son "más austeras" porque se reducen en cuatro millones de euros los gastos de personal y en diez millones el gasto en bienes corrientes. Y son "más eficientes" porque con 20 millones de euros menos de presupuesto en las empresas públicas "haremos cuando menos lo mismo, si no más", aseguró el presidente regional.

Para que el presupuesto del próximo ejercicio sea "más dinamizador" de la economía, el Gobierno apuesta por la I+D+i, que crece un 120% con seis millones de euros más; incrementa la inversión en siete millones de euros; y hace una "apuesta clara" por la Sociedad de Garantías Recíprocas (Sogarca) para facilitar el crédito a las pymes, en consonancia con la "reformulación" del Instituto Cántabro de Finanzas (ICAF), que dedica buena parte de su esfuerzo a reavalar a Sogarca, y con las reformas fiscales a favor de las empresas que el Gobierno "está decidido a llevar a cabo".

Contexto y herencia

El presidente de Cantabria señaló que el contexto económico actual de escasez de recursos, falta de liquidez y estrangulamiento del crédito, debilidad del consumo, aumento de la inflación, deterioro del mercado laboral y "grave inestabilidad" en algunos sectores productivos, "va a seguir así en los próximos meses", porque las medidas que se han tomado hasta la fecha "no son de carácter inmediato en cuanto a su efectividad", si bien algunas medidas presupuestarias "van a servir para corregir errores del Gobierno anterior".

Añadió que el Gobierno, después de encontrar el presupuesto de 2011 ejecutado al 80% por el anterior Gobierno y un déficit superior al permitido, ha tenido que hacer un "enorme sacrificio" y un gran esfuerzo de "constricción del gasto", con recortes en "todo tipo de partidas en todas las consejerías". "Aún así, no sabemos hasta donde llegaremos en ese contener el déficit", señaló tras advertir de la "dificultad extrema" que está encontrando el Ejecutivo para "pagar las nóminas de diciembre" a los empleados públicos.

En este contexto, el objetivo del Gobierno a través de su primer presupuesto es "impregnar confianza en la sociedad" con unas cuentas "creíbles" que "responden a las necesidades reales" y en las que "prevalece la sensibilidad para priorizar en el Bienestar Social".

En este sentido, aseguró que el proyecto presupuestario "protege" el Estado de Bienestar, implanta "hábitos de bueno gobierno" respecto al gasto corriente, así como un verdadero control del déficit; impulsa los planes de empleo, la inversión y un nuevo modelo productivo, y se basa en previsiones económicas realistas.

El Gobierno sostiene que un 13% del presupuesto de gastos para 2012 —264 millones de euros— es "herencia", al tratarse de obligaciones adquiridas por el Gobierno anterior, que además "triplicó en dos años la deuda" de la Comunidad Autónoma, lo que hace que el capítulo de deuda sea "el que más crece" del presupuesto, con un incremento del 16,9%, mientras los gastos financieros suben un 24,66%, explicó la consejera. Según señaló, en 2012 está previsto amortizar deuda por importe de 159 millones de euros, y la contratación de nuevos créditos por valor de 300 millones.

El presupuesto "todavía recoge algunas líneas que no han podido ser quebradas", reconoció el presidente tras explicar que "buena parte de las reformas estructurales que requiere Cantabria se han planificado en los primeros meses de Gobierno pero no ha sido posible implantarlas" todavía.

Diego confesó que el Gobierno del PP quisiera promover con su primer presupuesto una "catarsis" pero "no es posible porque las dinámicas nos arrastran". "Los cambios profundos que queremos hacer no se pueden plasmar en el presupuesto pero si se va a plasmar en su ejecución", dijo el jefe del Ejecutivo, cuya "vocación" es "aplicar ya nuevos principios de funcionamiento, y cuanto más se diferencien del Gobierno anterior, más orgullosos nos sentiremos", dijo.

El Ejecutivo del PP quiere demostrar que "es posible hacer más de lo que hacía el Gobierno anterior con menos gasto y eso partida a partida", "un compromiso y una vocación" que ahora se ha convertido en "una necesidad", apostilló Diego. Como ejemplo, señaló que la presentación de los presupuestos le costaba al Gobierno en la anterior legislatura 50.000 euros de media cada año, mientras que este año el gasto ha sido de 500 euros, lo que equivale a "hacer lo mismo con un 1% del gasto del Gobierno anterior".

Empresas públicas y financiación estructurada

Ese es también el objetivo que persigue el PP con la reestructuración de las empresas públicas. El Gobierno de Ignacio Diego pretende reducir "a mínimos" las subvenciones a estos entes y lograr que caminen hacia la "autofinanciación", hasta el punto de que las empresas públicas que no logren este objetivo podrían acabar desapareciendo.

Diego defendió que las auditorías encargadas por su Gobierno son "imprescindibles" para poder llevar a cabo esta reestructuración del sector público y hacer que las empresas sean "eficientes, generen economía, no dupliquen servicios y no cuesten dinero a la Comunidad Autónoma. Y aunque las auditorías presentadas hasta la fecha han llamado la "atención" por el "despilfarro" que han puesto en evidencia, Diego aseguró que el objetivo primero no es ese.

Sobre la financiación estructurada, para la que se consigna un gasto de 40 millones, la consejera señaló que esta figura "en sí no es mala", aunque sí es "más cara", por lo que defendió su utilización "para proyectos verdaderamente estratégicos" frente al "uso indiscriminado" por parte del anterior Gobierno para financiar todo tipo de infraestructuras, con anualidades que en algunos casos llegan hasta el año 2032.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.