El presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA), Santiago Herrero, ha pedido que el nuevo Gobierno central "no tarde ni un minuto" en adoptar medidas laborales y económicas y, aunque ha mostrado su total disposición al diálogo y al acuerdo, considera que el Gobierno resultante "no puede permitir que se retrasen las medidas que haya que adoptar, incluso supliendo si es necesario la tendencia al pacto con las decisiones que correspondan".

En una entrevista con Europa Press que tuvo lugar días antes de la celebración de las elecciones generales del 20 de noviembre, Herrero consideraba que el Gobierno central que saliera de las urnas "debe tomar contacto con sindicatos y empresarios para adoptar las medidas", entre las que destacó una nueva reforma laboral, ya que "la reforma efectuada se demuestra que no ha funcionado y el mercado laboral no funciona y está distorsionado y segmentado".

El también vicepresidente de la CEOE, quien considera que el diálogo social "debe ser permanente y para ello estamos dispuestos", apunta, no obstante, que dicho diálogo social "nunca puede ser la justificación para que un gobierno no lleve a cabo las medidas que debe en función de las prioridades y la coyuntura de los mercados".

En ese sentido, considera que aunque la CEOE "está dispuesta siempre al acuerdo y al diálogo", el Gobierno resultante "no puede permitir que se retrase ni un minuto las medidas que haya que adoptar en función de las necesidades y circunstancias".

"O somos muy rápidos en la negociación de esas situaciones laborales y económicas o el Gobierno deberá suplir la tendencia al pacto con las decisiones que correspondan", ha agregado Herrero, quien ha recordado que en etapas anteriores ya ha pasado que el Gobierno ha estado esperando que los agentes económicos y sociales lleguen a acuerdo; eso no va a valer en el futuro".

Herrero ha indicado que ello "son exigencias" de la situación económica actual y se ha mostrado a favor de las reformas "pues hay que hacer una reforma laboral profunda, hay que reformar la negociación colectiva".

"En un tiempo anterior, las cosas iban a una velocidad medible pero en este momento todas las cosas van a tal velocidad que se ha cambiado la mentalidad, la situación es distinta, cambian los conceptos y la mentalidad, todo cambia y estamos en el final de una era y el inicio de otra; se ha acabado la era contemporánea y ha empezado una nueva era", ha aseverado Herrero.

En sus declaraciones antes de los comicios, el presidente de la CEA indicaba que si hay cambios políticos "es muy probable que haya un aumento de la conflictividad laboral", aunque ha recordado a los sindicatos que "ese diálogo social permanente que es más productivo que la movilización en la calle".

Herrero recordó en dicha entrevista que la CEOE había aprobado un documento, denominado 'Propuestas empresariales de cara al proceso electoral' donde se incluyen las medidas de todo tipo planteadas por la patronal, tanto presupuestarias, fiscales, económicas, laborales, administrativas y financieras que solicitan al nuevo Gobierno que saliera de las urnas para resolver la situación.

Entre las medidas, la CEOE proponía reducción del gasto corriente a través de la reducción del tamaño del sector público, reducir reducción de las cotizaciones sociales, simplificar trámites y reducir cargas administrativas. También demandaba restablecer la fluidez del crédito hacia las empresas, mediante la reestructuración del sistema financiero, el cumplimiento de la Ley de Morosidad, reconocimiento de la deuda de la administración con los proveedores y modificaciones sobre el IVA para no pagarlo antes de cobrar la correspondiente factura, entre otras medidas.

Reforma laboral

En materia laboral, tras reiterar que la última reforma "no ha producido los efectos que deseaba", Herrero ha recordado el aumento del desempleo entre los jóvenes, de la temporalidad de los contratos, de forma que "se produce una segmentación entre un grupo de trabajadores hiperprotegidos y otro grupo con menos derechos".

Para demostrar que la reforma laboral "no ha solucionado los problemas", Herrero ha lamentado que en el mes de octubre "solo el 7,51 por ciento de contratos firmados ha sido indefinidos", por lo que "se está logrando el efecto contrario al que se pretendía con esta reforma, pues están aumentando los contratos temporales".

Asimismo, apuntó que de los 97.000 contratos indefinidos suscritos en España "sólo 7.500 contratos son de fomento del empleo y de la contratación indefinida, y además hay 36.700 conversiones de temporales en indefinidos". Ha agregado que "los contratos de fomento de la contratación indefinida firmados en octubre son un 42,7 por ciento menos que los firmados el mismo mes de 2010, por lo que va todo al revés de como debería".

Herrero lamenta que en el mercado laboral "existe una falta de confianza y de seguridad jurídica ante los elevados costes de salida del empleo y de mantenimiento del empleo, cuando se necesitan procedimientos ágiles y rápidos".

"no existe el despido objetivo"

"El concepto de despido objetivo no funciona y no existe en España, pues además se emplean conceptos jurídicos indeterminados a la hora de evaluar el despido objetivo, de forma que en muchos casos, los despidos acaban ante la Magistratura del Trabajo y lo que en un principio era despido objetivo, acaba en despido improcedente con 45 días por año, por lo que no funciona el despido objetivo", ha agregado Herrero.

Ha recordado asimismo que "mientras en España la tasa de paro se ha incrementado en más de 13 puntos desde el inicio de la crisis en julio 2007 hasta septiembre de 2011, en Alemania en ese período ha bajado el desempleo un dos por ciento; en Francia el paro sólo crece apenas ha crecido un 1,5 por ciento; en Italia ha crecido dos puntos; y en Reino Unido aumenta un 2,8 por ciento entre julio de 2007 a septiembre de 2011".

"La crisis para nosotros es absolutamente asimétrica y la diferencia entre España y estos países es la flexibilidad, la capacidad para adaptarse a las circunstancias del mercado, mientras que en España no tenemos flexibilidad y tenemos que ir al despido", se ha lamentado Herrero, quien considera la necesidad de una nueva reforma laboral, basada en "la contratación, flexibilidad y negociación colectiva".

Así, frente a los 43 modelos de contratos que hay ahora, la CEOE propone en su documento una simplificación a seis contratos todos ellos "dotados de seguridad jurídica y equilibrados entre las partes".

Herrero lamenta un cambio en la negociación colectiva, ya que, a su juicio, "el problema es de futuro, como debe cambiar dicha negociación para que sea útil en la reactivación económica", tras lo que la CEOE aboga por ligar salario a productividad; y demanda que la empresa "tenga la capacidad de decidir en qué ámbitos aplica y negocia convenio de empresa o convenio sectorial o provincial".

"Hay que dotar a la negociación colectiva de flexibilidad para evitar una pérdida de competitividad de la empresa", ha indicado el presidente de la CEA, para el que los actuales mecanismos de flexibilidad "no funcionan" y ha lamentado que "en las decisiones empresariales, como los despidos objetivos por causas económicas muchas veces acaban en los tribunales y el juez muchas veces sustituye al empresario en la decisión final y decide que un despido objetivo se convierta en improcedente sin una causa justificada".

Por ello, considera "necesario e imprescindible" reformar un sistema laboral "absolutamente caduco, pensado para hace unos años desde una perspectiva nacional e industrial, cuando estamos en una economía global y en un mundo de servicios; ahora no encajan las piezas".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.