El grupo municipal del PNV en Vitoria ha propuesto este lunes al equipo de gobierno que intervenga en cuatro "puntos negros" de la red de bidegorris donde la incorporación de las bicicletas a la carretera está generando "múltiples situaciones de peligro", lo que ha convertido el uso de la bicicleta en "una actividad de riesgo" por las "malas condiciones" en que los bidegorris desembocan en la carretera.

El grupo nacionalista ha explicado en un comunicado que, "con intervenciones muy sencillas", propone "dar una solución" a varias zonas donde a diario se producen situaciones de peligro que afectan a escolares, trabajadores, residentes de la zona rural o simples usuarios ocasionales.

"Una red de bidegorris más segura y eficiente es imprescindible para afianzar la apuesta que se viene haciendo por la bicicleta", ha señalado el portavoz nacionalista en Medio Ambiente, Álvaro Iturritxa.

En este sentido, Iturritxa ha asegurado que "el punto negro más preocupante" y que reclama una intervención "más urgente" es la rotonda de Lasarte en la carretera A-3102 hacia Berrosteguieta, zona en la que finaliza "bruscamente" un bidegorri, situación que obliga a invadir la carretera en un tramo donde no existen arcenes ni señalización adecuada y que afecta especialmente al alumnado de la ikastola Olabide.

La propuesta del PNV para resolver esta situación es prolongar el bidegorri hasta el pueblo de Lasarte y habilitar un paso de bicicletas que permita un acceso a la ikastola sin los actuales riesgos.

Otra terminación peligrosa de la red de bidegorris es la que desemboca en la calle Portal de Elorriaga para permitir el acceso al pueblo de Elorriaga. En este caso, tanto ciclistas como peatones se ven obligados a incorporarse a un tramo de carretera de tráfico intenso de entrada y salida a la ciudad sin la existencia de arcenes y con el agravante de un estrechamiento de la calzada a la altura de la iglesia de este concejo.

La proposición del grupo nacionalista para Elorriaga consiste en crear un nuevo ramal del bidegorri existente que llegue hasta el centro del concejo del pueblo sin necesidad de invadir la carretera.

El PNV también ha sugerido una solución para mejorar la movilidad ciclista en la zona de Puente Alto, en la que el bidegorri que proveniente de Adurza acaba "bruscamente" y las bicicletas continúan por una senda de tierra que finaliza en un tramo de la calle Heraclio Fournier con tráfico intenso y escasa visibilidad.

"Esta incorporación a la carretera la suelen realizar, por ejemplo, personas aficionadas a la bicicleta que tratan de llegar a la carretera de Lizarra-Estella o a la vía verde del antiguo ferrocarril vasco-navarro. En este caso, la propuesta del PNV es prolongar el bidegorri hasta Otazu sin necesidad de invadir la carretera", ha señalado Iturritxa.

Por último, otra zona de salida de la ciudad donde se producen situaciones de peligro es el tramo de la avenida de los Huetos comprendido entre las calles Alibarra y Antonio Machado, donde falta una franja de bidegorri que permita conectar las terminaciones existentes en ambas calles.

"Para producir una verdadera revolución en los desplazamientos urbanos la ciudadanía tiene que mejorar su percepción de la bicicleta como medio seguro. En este sentido, es fundamental intervenir en puntos negros como los que denunciamos. No basta con centrar la atención en los carriles que conectan los barrios con el centro", ha concluido Iturritxa.

Consulta aquí más noticias de Álava.