Pisos
Bloque de pisos de reciente construcción. Archivo

En plena crisis es difícil, casi imposible, cuadrar cuentas. Es lo que intentan las inmobiliarias en un momento de ventas casi nulas. Los datos indican que, hasta septiembre, las grandes inmobiliarias redujeron un 29% sus números rojos. Sin embargo, llegaron a perder más de 600 millones de euros e incrementaron su deuda un 16%, llegando hasta los 20.108,7 millones de euros.

La cifra de ventas se redujo a la mitad respecto a 2010Los principales factores que han lastrado sus cuentas han sido el retroceso de las ventas, el deterioro de los activos, la caída de los ingresos del área de promoción residencial y el desplome en las ventas de suelo. De este modo, la cifra de ventas de las grandes inmobiliarias se redujo a la mitad con respecto al mismo periodo de 2010.

En concreto, las inmobiliarias facturaron 1.559 millones hasta septiembre, una cifra que contrasta con los 3.160 millones logrados en los nueve primeros meses del año pasado.

En esta ocasión, el número de inmobiliarias que han presentado pérdidas en ese periodo se ha reducido a cinco empresas de las siete que presentaron números rojos en 2010.

De Colonial a Martinsa Fadesa

Colonial y Renta Corporación, con unas ganancias de 25 y 4 millones de euros, respectivamente, han protagonizado la vuelta a beneficios entre enero y septiembre, lo que ha ayudado a reducir el total de pérdidas de las grandes inmobiliarias españolas.

La inmobiliaria que ha contabilizado las mayores pérdidas ha sido Martinsa Fadesa, que las ha multiplicado por cinco hasta los 496 millones, como consecuencia de las provisiones y las amortizaciones contabilizadas por el deterioro de activos y los gastos devengados por su deuda concursal.

Colonial y Renta Corporación han protagonizado la vuelta a beneficiosA continuación se situó, Reyal Urbis, con unos números rojos de 135,5 millones, y Quabit, que perdió 57,9 millones. Ambas se encuentran inmersas en la negociación de su deuda con las entidades financieras.

Por su parte, Metrovacesa redujo sus pérdidas hasta los 15,6 millones, una mejora que la firma ha atribuido al efecto contable de la valoración de las coberturas asociadas a la nueva financiación, mientras que Realia contrajo sus ganancias hasta los 7,4 millones por el mal comportamiento del negocio, principalmente residencial.

En los nueve primeros meses, Testa, ganó 53,2 millones y Vallehermoso, ambas del grupo Sacyr, perdió 42 millones.

Al igual que en 2010, la compañía más endeudada sigue siendo Metrovacesa, con un pasivo de 4.876 millones, seguida de cerca por Martinsa Fadesa, con 4.451 millones.