Las elecciones del 20N han dibujado un mapa político plural en la Comunitat Valenciana con cinco fuerzas que obtienen representación. Mientras el PP vuelve a confirmarse como la opción mayoritaria en la Comunitat —sube un diputado respecto a 2008— la caída del PSOE —que pierde cuatro escaños— ha beneficiado a otras alternativas minoritarias.

Así, UPyD consigue en la Comunitat Valenciana un escaño, el de la circunscripción de Valencia, que ocupará Toni Cantó, un rostro conocido de la televisión, y el cine y el teatro que ahora salta a la escena política para luchar, según sus propias palabras, "contra el despilfarro, las mentiras, la corrupción, el paro o la crisis".

Voto a ritmo de rap

Cantó ha protagonizado una campaña en la que, además de su 'tirón personal', ha realizado propuestas originales, como la de pedir el voto a ritmo de un rap en el que ha cantado a favor de la sanidad, la educación y la austeridad en las administraciones públicas y contra los nacionalismos.

Otro que se estrena será el cabeza de lista de la coalición Compromís-Equo al Congreso por Valencia, Joan Baldoví, que esta misma mañana, tras ejercer su derecho a voto, apostaba por convertirse "de nuevo en la sorpresa" y tener una noche electoral "de alegría y celebración de un resultado que a los partidos modestos les cuesta mucho conseguir".

El exalcalde de la localidad valenciana de Sueca tendrá la oportunidad, de este manera, de poder defender en Madrid "el valencianismo, el progresismo y el ecologismo", según marca el ideario de la coalición.

Por su parte, Esquerra Unida ocupará de nuevo el sitio en el Parlamento que había perdido en las elecciones de 2008. De esta manera, el número 1 por Valencia, Ricardo Sixto, formará parte del grupo parlamentario que también recupera Izquierda Unida.

EUPV se ha presentado a lo largo de la campaña como la única opción para quienes apuestan por "una salida de la crisis por la izquierda" y "la única opción real para enfrentarse a los mercados".

Consulta aquí más noticias de Valencia.