Los resultados que ha tenido este domingo Izquierda Unida permiten a esta formación recuperar de una manera holgada un grupo parlamentario propio, después de que lo perdieran hace ocho años, al haber conseguido once escaños frente a los dos que tenía la pasada legislatura.

Se han cumplido con creces las expectativas de Cayo Lara, que debutará como diputado la próxima legislatura, tanto en escaños como en número de votos, puesto que IU ha rebasado el millón seiscientos mil votos. Unas expectativas que al inicio de la campaña eran más moderadas, pero que en la recta final han ido creciendo a la par que las últimas encuestas de los medios de comunicación, que casi han cuadrado el resultado, ya que pronosticaban entre ocho y once diputados.

"Ni podéis imaginar lo que se agradece de vez en cuando una alegría en la casa de los pobres", ha señalado a sus seguidores el dirigente de IU, que iba ataviado con una chapa verde en la solapa de su chaqueta.

La mayoría aplastante del PP le deja sin ninguna capacidad para poder maniobrar Desde que en las elecciones de 2000 IU se diera el gran batacazo al perder de golpe trece diputados y quedarse con ocho, la federación no ha parado de desangrarse hasta incluso rozar su desaparición parlamentaria. Sin embargo, este domingo esa tendencia se ha invertido, y de la mano de Cayo Lara ha vuelto a recuperar una presencia importante en el Congreso. Ahora sí que IU ha recogido la debacle socialista, y no en las autonómicas y municipales de mayo, aunque ya entonces empezó a atisbar un repunte en sus perspectivas.

No obstante, la mayoría aplastante del PP (187 escaños) le deja sin ninguna capacidad para poder maniobrar y negociar iniciativas legislativas que respondan a los intereses de la federación, aunque se ha comprometido a ser en todo momento la voz de la calle.

En este grupo parlamentario que formarán en la décima legislatura, que se constituirá el 13 de diciembre, estarán dos diputados que cuentan ya con experiencia parlamentaria: Gaspar Llamazares, que afronta su cuarto periodo legislativo, aunque en esta ocasión, no es diputado por Madrid sino por Asturias.

También pasó por el Congreso anteriormente y ahora repite, el secretario general del PCE, José Luis Centella, "número uno" por la lista de Sevilla, que salió elegido en las elecciones de 1996 y 2000. Entrará también una de las grandes promesas de IU, Alberto Garzón, que encabeza la lista por Málaga, un joven estudiante de Económicas y dirigente del Movimiento 15M.

No ha hecho mella en las urnas el capítulo "negro" de Extremadura La formación de la que Cayo Lara se hizo cargo hace justo tres años ha reforzado más o menos su presencia donde se lo había propuesto y de esta forma, ha sacado representación en Madrid (3), Barcelona (3) y uno en cada una de las siguientes provincias: Asturias, Valencia, Zaragoza, Valencia y Sevilla.

Parece que no ha hecho mella en las urnas el capítulo "negro" de Extremadura, donde IU consiguió entrar en las pasadas autonómicas con tres parlamentarios, aunque su abstención permitió un gobierno del PP por primera vez en democracia y abrió una brecha con la dirección federal. Y aunque Cayo Lara no pasó por esa comunidad ni en campaña ni en la precampaña, IU ha incrementado también allí su representación al pasar de un 2,95 por ciento de los apoyos en 2008 al 5,70 por ciento de esta convocatoria.

En el Senado, esa cámara que Cayo Lara aboga por reformar para que se convierta en un verdadero espacio de representación territorial o, de lo contrario, porque desaparezca, ha revalidado su escaño Jordi Guillot (ICV), el único electo que tenía más otro que conservan por designación autonómica.

Cayo Lara se compromete a no "defraudar"

El candidato de IU a la Presidencia del Gobierno, Cayo Lara, muy contento y sonriente por los resultados de las elecciones, que le dan once escaños a la federación -tenía dos-, se ha comprometido este domingo con todos los ciudadanos que le han apoyado a no "defraudarles" ni "mentirles".

En una comparecencia ante los medios en la sede de Olimpo, Cayo Lara, que ocupará por primera vez un escaño en el Congreso, ha asegurado que IU va a trabajar por el cambio, en el Parlamento y en la calle, para tener un nuevo modelo productivo frente al modelo "depredador" de recursos humanos y materiales.

Otro objetivo que se ha marcado "a medio y largo plazo" es promover una izquierda alternativa más allá de las doce alianzas que ha establecido para concurrir a estas elecciones porque, según ha dicho, ni IU sola, ni con estas alianzas puede generarla.

Aquí está, aquí está la izquierda de verdad Entre gritos de "aquí está, aquí está la izquierda de verdad", el coordinador federal, que ha sido recibido con aplausos de su equipo y de algunos militantes, ha dicho que nadie se podía imaginar lo que se agradece "una alegría en la casa de los pobres" y ha asegurado que IU va a trabajar con "humildad, dignidad y honestidad".

Otra de las prioridades que IU se pone por delante es "rescatar" la democracia después de que ésta haya quedado en manos de los poderes financieros internacionales, según él. "Nos la han robado", ha enfatizado, y han conseguido "imponer" gobiernos" y modificar la Constitución en España.

Ha aprovechado para quejarse de la ley electoral ya que -ha asegurado- si ésta fuera justa, este domingo le corresponderían 25 diputados y para ilustrar su crítica, ha sacado primero una hoja en blanco con los once diputados que ha conseguido y después otra con los 25 que, según él, le hubieran correspondido.

De la victoria aplastante del PP (186 diputados) sólo se ha limitado a decir que esa mayoría que ha conseguido "no se la han dado los ciudadanos" sino, de nuevo, un sistema electoral "injusto". "Los que sabemos echar cuatro cuentas, sabemos que para tener mayoría absoluta tendría que tener el 51% de los sufragios" y no el 44,3% como ha logrado, según ha explicado.