Bandera palestina
Imagen de archivo de una bandera palestina. ARCHIVO

Los movimientos palestinos Hamás y Al Fatah han acordado que el gobierno de transición que formarán como parte del acuerdo de reconciliación alcanzado en mayo tenga su sede en la franja de Gaza, informa el diario israelí Haaretz.

Ahmed Yusuf, asesor del primer ministro Ismail Haniye, dijo que el primer ministro será de su partido y que el gobierno no estará en Ramala, sede de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), sino en Gaza, donde gobiernan los islamistas, informa el corresponsal de asuntos palestinos de ese medio.

El nuevo gabinete, formado por tecnócratas y políticos independientes, es uno de los principales retos del acuerdo que busca poner fin a las rivalidades entre los dos grandes partidos palestinos, que gobiernan por separado Cisjordania y Gaza desde 2007.

El histórico acuerdo de mayo quedó en espera de la petición que el presidente de la ANP, Mahmud Abás, presentó en septiembre a la ONU para que Palestina sea aceptada como Estado miembro de pleno derecho, y ahora las partes intentan llevarlo a la práctica.

El miércoles Abás se reunirá en El Cairo con el líder del Buró Político de Hamás, Jaled Mishal, para tratar de cerrar los últimos flecos y se espera que anuncie la identidad del próximo primer ministro.

Acuerdo tras varias disensiones

Al Fatah exigía hasta ahora que el occidentalista Salam Fayad, jefe del gobierno de Ramala, siguiera encabezando el Ejecutivo, una postura de la que parece haberse retractado y que habría impulsado las últimas negociaciones.

Algunos portavoces islamistas incluso llegaron a acusar al primer ministro de obstruir el proceso de reconciliación por no querer dejar su cargo, a lo que éste reaccionó que "está más que dispuesto a abandonarlo de forma honrosa".

"Nunca seré un obstáculo o elemento de inestabilidad porque soy una persona responsable", escribe este sábado en su página de Facebook quien fuera designado a dedo por Abás en 2007, después de la rebelión de Hamás en Gaza contra la ANP, que puso fin al gobierno elegido en elecciones democráticas un año antes.

"Se suele decir que yo le he sido impuesto a los palestinos en todos los puestos que he ocupado pero francamente ese argumento es ofensivo para los palestinos en primer lugar, para las facciones palestinas y para mí personalmente", agrega.

Según Yusuf, Hamás apoyará por su parte la petición a la ONU (que rechazaba hasta ahora) y el programa político de todos las facciones palestinas que entren en el nuevo gobierno será el de conseguir un estado en las fronteras de 1967 con capital en Jerusalén occidental. Como parte de la reconciliación, el presidente palestino visitará la franja próximamente.