Tren de cercanías
Tren de la red de Cercanías de Madrid. EP

La Comunidad de Madrid dejará de subvencionar a partir del año que viene el abono transporte de aquellos ciudadanos que, usando la red de regional de Metro, Cercanías o los autobuses a diario, residan en las provincias de Segovia, Ávila, Toledo, Cuenca o Guadalajara.

El único objetivo de la medida es ahorrarAsí los han confirmado a 20minutos.es los portavoces de la Consejería de Transportes, que han añadido que la medida entrará en vigor el año que viene, aunque no será inmediata ya que debe desarrollarse el reglamento correspondiente.  El objetivo solo es uno: ahorrar en tiempos de crisis.

Control del empadronamiento

Según las mismas fuentes, Madrid aporta anualmente 3 millones de euros para subvencionar en parte -como ocurre con el resto de billetes- el precio de los abonos de las coronas tarifarias E1 y E2, donde se sitúan los municipios más alejados de Madrid capital (Guadalajara, Illescas, Ocaña, Toledo o Tarancón entre ellos).

Al adquirir la tarjeta del abono, deberá demostrarse la residencia en MadridEsa cantidad es el 50% de la subvención anual. El otro 50% lo abonan, respectivamente y según el número de usuarios de sus provincias, los gobiernos de Castilla-La Mancha (8.000 poseedores del abono) y Castilla y León (alrededor de 1.000 beneficiarios).

Esta colaboración, que permite que los residentes en municipios limítrofes a la Comunidad disfruten de las mismas ventajas que los residentes en Madrid, se articula mediante sendos convenios firmados por Madrid con sus autonomías vecinas.

La Comunidad asegura que va a mantenerlos, con la diferencia de que, a partir de ahora, tendrán que ser Castilla-La Mancha y Castilla y León quienes aporten entre ambos esos tres millones. Además, a partir de ahora se establecerán mecanismos para asegurarse de que el resto de poseedores del abono están empadronados en la Comunidad.

Precios elevados

"Los abonos no van a desaparecer, porque los convenios se mantienen, pero habrá que revisar su articulación en la práctica", insisten desde Transportes. La Comunidad también asegura que los precios, que fija el Consorcio Regional de Transportes en base a los ingresos por venta de billetes, a las subvenciones de las Administraciones y al número de pasajeros, no tienen por qué cambiar.

El abono más caro es el de la zona E2, con 114,80 euros al mesActualmente, según recoge la página web del Consorcio Regional de Transportes, el abono E1 cuesta 96,20€ al mes. El mismo abono pero en categoría joven asciende a 68,20€. Los miembros de familias numerosas pagan 77 euros por el normal y 54,60 euros por el joven. También existe una categoría de familia numerosa especial (con bajos ingresos) que reduce el precio mensual a 48,10 y 34,10 euros. Para las personas con una discapacidad reconocida igual o superior al 65% el coste es de 77 euros en el tramo normal y 54,60 euros en el tramo joven.

Quienes tomen el transporte público desde la corona tarifaria E2 y por tanto recorren más kilómetros hasta el centro de Madrid, el precio se incrementa de media un 10%, desde los 114,80 euros que cuesta el abono normal a los 42,50 euros en que está valorado el abono joven para familia numerosa especial. Vea el cuadro completo de tarifas en la página web del Consorcio

El Grupo Socialista en la Asamblea de Madrid ya ha exigido a la Comunidad que dé marcha atrás a una medida que considera "antisocial".

"Quienes usan el transporte público son los trabajadores que vienen a Madrid y no pueden permitirse ir en coche", denuncia el diputado Antonio Miguel Carmona, que añade que el Gobierno de Esperanza Aguirre ha pretendido esconder el "recorte" introduciéndolo en la 'ley de acompañamiento' de los presupuestos para 2012, una ley que no es debatida en la Asamblea y que "escapa al control parlamentario".

Consulta aquí más noticias de Madrid.