"Ganas de votar ninguna, pero al menos que sea yo la que decida si lo quiero hacer o no"

Un ciudadano deposita su voto en una urna electoral.
Un ciudadano deposita su voto en una urna electoral.
EFE

Hoy es el último día para votar por correo en las elecciones generales del 20-N. El sábado lo será para los españoles residentes en el extranjero.

En ambos casos ha habido ampliaciones del plazo establecido decretadas por la Junta Electoral Central, debido a los problemas originados, principalmente, por la reforma de la Ley Electoral de enero y los recursos de varios partidos a la fórmula de recoger avales y al rechazo posterior de candidaturas en algunas circunscripciones, que tuvieron que ser resueltos en el Tribunal Constitucional.

Muchos ciudadanos han expresado su malestar por el hecho de que, por diferentes motivos, no han podido ejercer su voto desde la distancia pese a haber realizado correctamente los trámites. He aquí algunos testimonios que nos han llegado.

- M.Ángel Esteban: “Sí, solicité el voto por correo por la posibilidad de estar fuera por viaje. No me han llegado las papeletas y al final no viajo… por lo que no podré votar por correo ni tampoco me dejarán hacerlo en la urna”.

- Jaume Bonastre Morales: “Estoy en Puerto Rico, fui hace unas 3 semanas a inscribirme en el CERA al consulado español, me dijeron que recibiría las papeletas en mi domicilio de Villas de Loiza. Durante esta semana he llamado cada día al consulado y me han dicho que se trataba de un retraso, que las recibiría como muy tarde este jueves para el viernes, hasta las 2 del mediodía, dejar mi voto en el consulado; como no me han llegado me han dicho que me queje a la junta electoral, total que como español solo puedo pagar impuestos, no votar.

- Meritxell Rosich: “Soy residente en el extranjero y llevo fuera de España 10 años. Los residentes en el extranjero siempre se han registrado en el CERA (el censo de residentes en el extranjero) y han recibido las papeletas por correo y votaban llevándolas al consulado o enviándolas por correo. La nueva ley nos ha quitado el derecho a voto en las elecciones municipales, eso es gravísimo. Pero lo peor es que en las nacionales el nuevo proceso es tan complicado que es casi imposible votar. Lo han dificultado hasta el punto de que técnicamente nos han quitado el derecho a voto. Para poder votar hay que rellenar un formulario, enviarlo con documentación solo para solicitar las papeletas (que antes recibíamos en casa por estar inscritos en el CERA); además el cambio se ha comunicado muy mal. Pero lo peor es que ni siquiera después de hacer ese proceso no hemos recibido las papeletas y el plazo termina pronto. Ningún país democrático llama a esto democracia, quitarle el derecho a voto a sus ciudadanos. Zapatero visitó Singapur hace unos meses (en una ronda de financiación de deuda pública) y le pregunté en persona por qué nos habían quitado el derecho a voto en las municipales. Su respuesta fue: 'esa ley me ha pasado de refilón', 'ya se debatirá'. Por favor, tomen medidas para cambiar el proceso y devolvernos el voto”.

- Marian: “Soy de Valladolid pero resido en Utah, Estados Unidos. Este verano cuando fui al consulado de Los Angeles, me aseguré de que todo estaba en regla para votar por correo. Supuestamente estaba. A 17 de noviembre aún no me ha llegado nada. Lo que más me molesta es que me dificulten el poder votar, un derecho fundamental. Ganas de votar no tengo ninguna, pero al menos que sea yo la que decida si quiero votar o no. De esta manera ellos están decidiendo por mí. No deberían celebrarse las elecciones si no han llegado las papeletas a todos los que las pidieron”.

- Raúl Navarro López: “El problema que he tenido con el voto por correo ha sido que en la documentación que me han entregado no venía el sobre del Congreso de los diputados pero sí las papeletas de los partidos, por otro lado, me han dado dos sobres de mesa electoral cuando sólo hace falta uno”.

- Ayna Richter: “Soy española de 23 años empadronada en Valencia, aunque resido en Dublín (Irlanda) por cursar mi Erasmus. Tengo constancia de los mismos casos en amigos residentes aquí y en otras ciudades y países. No nos han llegado las papeletas que solicitamos con meses de antelación en la embajada respectiva de cada ciudad. Al ver que nuestras papeletas no llegaban a casa, llamamos a la embajada en Dublín y nos dijeron que no les concernía, que las mandaban las juntas electorales provinciales en las que estuviéramos empadronados. Nos advirtieron de que habían recibido muchísimas quejas iguales. Nos dieron el teléfono de nuestra junta electoral, llamamos y no se dignaron a decirnos nada más que ‘no es nuestro problema, las mandamos la semana pasada. Si quieres te damos el número de referencia y miras en Correos por dónde va’. Al preguntar dónde reclamar nos contestaron con ‘eso ya no es cosa nuestra, como ciudadano tienes que informarte por tu cuenta’. Cómo no, hicimos el inútil proceso de mirar en Correos por dónde iban nuestras papeletas para concluir que ‘han salido de su lugar de origen’. Y ahora nos encontramos impotentes, sin haber podido enviar los votos pese a haber hecho todos los procesos necesarios; sin saber dónde reclamar y sin una explicación de las juntas electorales provinciales que, según palabras textuales de la embajada en Dublín, ‘han mandado las papeletas con demasiado retraso’. Nos han privado de nuestro derecho a votar. Ya no cambiará el hecho de haber perdido uno de mis derechos fundamentales pero al menos espero que no se quede como un dato más de abstención en la olvidada y gran proporción española, cansada de una burocracia y una supuesta democracia que cojea a cada paso que pretendemos dar”.

- Israel Molina: "Fuimos tres residentes en Tokyo a la embajada, tanto a registrarnos como residentes en el extranjero como para pedir el voto. Solo nos registraron como residentes en el extranjero, nos dijeron que lo del censo no hacía falta. Varios días después recibimos una carta diciendo que se les habían olvidado los papeles del censo, los rellenamos, los mandamos. Tres semanas después me llaman diciéndome que no podemos votar porque no han llegado a tiempo. Por si no fuera suficiente incompetencia, me entero dos semanas después de que otra persona ha ido personalmente y ha podido aun sin estar registrado. Ha sido todo vergonzoso. Cómo se nota que la embajada española está en territorio español y allí trabajan españoles (y no tan españoles)".

- J. M. Ábalo: "Soy un ciudadano español residente en Alemania desde hace 6 años. A principios de julio,fui al consulado de Frankfurt a renovar el pasaporte, y tambien a ver si todo estaba correcto para las elecciones pues ya en el 2008 no había recibido las papeletas para votar. Mi sorpresa fue que ni siquiera estaba inscrito en el registro CERA. Lo hice de nuevo y me vino la confirmación a finales de julio de que todo estaba bien. En octubre de repente recibo una carta diciendo que los plazos para inscribirse en el CERA finalizaban en ¿junio? y que tenía que reclamar de nuevo el registro, cuando me dijeron en el consulado que todo estaba listo para poder votar cuando lo hice en julio. Todo esto me costó unas 4 veces tener que ir y perder horas de trabajo. Lo volví a hacer y volvi a recibir la confirmacion positiva a principios de octubre. De repente a finales de octubre recibo una carta diciendo que tengo que pedir por escrito de nuevo para que me envien las papeletas enviando una carta o un fax con fecha límite del 27 de octubre. La carta la recibi un lunes 28 y envié el FAX ese mismo lunes. A la semana recibí un sobre pensando que eran las papeletas y lo que recibí fue la denegación de voto por parte de la oficina del censo electoral de Cádiz debido a estar fuera de plazo. La sensación que tengo es que han hechot todo lo posible para denegarme mi derecho fundamental a votar. Es una vergüenza y me siento totalmente indignado".

- Cristina Escotto: "Fui una de las que tuvo suerte y recibió las papeletas el lunes, pero había gente en la embajada (Washington DC) protestando por lo difícil e injusto que era el asunto.¿Por qué no se puede hacer como en España, que tienen ellos las papeletas y con identificarte vale? Además de los nervios y la frustración, habrían ahorrado el dinero que les haya costado mandar los dichosos paquetitos, que incluían hasta 2 padrones. Además el tiempo que haya pasado la gente recopilando todos los papeles lo podían haber usado de manera más provechosa. Realmente ha sido una experiencia enervante que no debería haberlo sido, y al fin y al cabo supongo que no me puedo quejar puesto que he podido ejercer mi derecho al voto".

- Iván Sánchez Llorens: "Después de esperar aproximadamente tres semanas, el día 16 de noviembre recibo el aviso para votar por correo, como por el trabajo no volví hasta el 17 por la tarde no tuve tiempo de realizar el voto, y, todo ingenuo de mí, pasé este 18 por Correos suponiendo que dispondría de más tiempo y no un día y medio para votar. De vergüenza...".

- Merce Casas Prat: "Soy residente temporal en el extranjero (estoy en Toronto, Canadá) y a día de hoy (18 de noviembre, 10 horas mañana) todavía no me han llegado las papeletas para votar. ¡Vergonzoso! ¿Cómo puedo quejarme?".

- Pedro Galán: "Estoy en Toronto y no me han llegado las papeletas para votar, aun habiendo 'rogado' el voto en plazo. Si esos inútiles no han sido capaces de enviarme la documentación a tiempo, sería justo que los responsables tuvieran que responder por ello: si no asistir a una mesa electoral esta multado con cárcel y dinero, creo que el haber negado a los electores el derecho a voto debería estar sancionado también".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento