Angela Merkel
La canciller alemana, Angela Merkel. EFE

La canciller alemana, Angela Merkel, no cede con el Banco Central Europeo (BCE). Esta entidad, según la mandataria, no puede solucionar la crisis de la deuda:
"Los que creen que el BCE puede resolver como un prestamista de última instancia las debilidades de la eurozona plantean algo que no puede funcionar", dijo en un congreso organizado por el diario Süddeutsche Zeitung.

Merkel añadió que la crisis de la eurozona sólo puedes resolverse a través de un sólido liderazgo político y que se necesitan además cambios puntuales en los tratados europeos para lograr mayor estabilidad. La canciller reconoció que en Europa hay diversidad de opiniones al respecto pero agregó que aquellos que son partidarios de una "ilimitada acción de bomberos" del BCE y no ven la importancia de cambios en los tratados se equivocan.

Por otro lado, Merkel ha enviado un mensaje de felicitación al nuevo primer ministro italiano, Mario Monti, en el que le urge a implementar "de manera urgente" las reformas. Según informó el portavoz de la Cancillería, Steffen Seibert, en el mensaje Merkel le desea a Monti "buena mano" para afrontar los "momentos difíciles" tanto en Italia como en Europa.

"Asume el cargo en momentos difíciles tanto para su país como para toda la eurozona y con grandes esperanzas y expectativas depositadas en usted. Tanto usted como su gobierno deberán decidir e implementar de manera urgente reformas decididas y necesarias", señala Merkel. "Me alegra poder trabajar con usted con el fin de superar los desafíos comunes en la eurozona, así como por el bien de Europa", subraya.

Además, Merkel expresó su esperanza de que la cooperación entre ambos países "fortalezca la, por tradición, buena y profunda amistad" entre los pueblos germano e italiano.