Diego López Garrido
De izquierda a derecha, el ministro belga de Exteriores, Steven Vanackere, el secretario de Estado español para la Unión Europea, Diego López Garrido, y el secretario de Estado alemán Jorg Hennerkes. EFE/Olivier Hoslet

El secretario de Estado para la Unión Europea, Diego López Garrido, ha asegurado que "España no va a necesitar ningún rescate" y atribuyó el castigo de los mercados al país a la inestabilidad política en Grecia e Italia. El socialista, asimismo, descarta que Italia tenga que ser salvada por la UE.

A su llegada al Consejo de Ministros de Asuntos Generales que se celebra en Bruselas, Garrido ha declarado que España tiene una economía "sólida" y "solvente" y "ha hecho sus deberes" y que así se ha reconocido por el Consejo Europeo".

"Las dificultades que pueda haber, las subidas del spread, el mayor precio de las emisiones de deuda, tienen que ver con esta situación coyuntural de inestabilidad financiera que a su vez está condicionado por lo que todavía falta por consolidar políticamente en Grecia en Italia", indicó.

Para acabar con esta situación se necesita además, en opinión de López Garrido, "llevar a cabo definitivamente, espero que antes de finales de año, las medidas que acordó el Consejo Europeo para estabilizar y fortalecer la eurozona".

La solución, esta semana

En relación a Italia, también consideró que se trata de una economía solvente que se ha visto dañada por la inestabilidad política, pero confió en que "esta misma semana haya ya gobiernos consolidados" tanto en Italia como en Grecia.

"Creo que se va a resolver esta semana y esperemos que se consolide el gobierno de Lukas Papademos y que pueda avanzar la propuesta del presidente de la República italiana, Giorgio Napolitano sobre Mario Monti", agregó. López Garrido insistió en que además de la estabilización política se necesita poner en práctica los acuerdos sobre recapitalización bancaria y fortaleciendo del fondo de rescate europeo.

"Estos son procesos que requieren un cierto tiempo", advirtió y aseguró que "hasta que no se terminen de llevar a cabo todos esos objetivos, habrá una cierta volatilidad" en los mercados de deuda soberana europea. El Tesoro Público español colocó este martes 3.158 millones de euros (unos 4.290 millones de dólares) en letras a doce y dieciocho meses con un interés marginal superior al 5 %, el más alto desde 1997.

La subasta se produjo poco después de que la prima de riesgo de España, que se mide con el diferencial entre el bono nacional a diez años y el alemán del mismo plazo, rebasara los 450 puntos básicos, la cifra más alta de su historia.