'The Harvest', 1882
Las escenas de trabajos agrícolas convertían a Pissarro en único entre los impresionistas The National Museum of Western Art, Tokyo, donated by the heirs of Mr. Kojiro Matsukata

Fue profesor de Gauguin y Cézanne, pero, a diferencia de sus alumnos, no ocupa los primeros lugares cuando se habla de los méritos del Impresionismo, la escuela pictórica que ayudó a fundar. Camille Pisarro (1830-1903) fue un oustsider incluso para sus contemporáneos, cuya luminosidad le ha mantenido eclipsado.

La exposición Pissarro's People (La gente de Pissarro) reivindica la obra y el pensamiento del único de los impresionistas que tomaba abiertamente partido político -era anarquista-, estaba convencido de que el sistema capitalista generaba "miseria social" y predicó durante su vida la necesidad de una revolución en Europa.

Una de las antologías más completas

La muestra, que está en cartel en el museo Legion of  Honor de San Francisco (EE UU), es una de las antologías más completas del pintor, con más de un centenar de obras entre dibujos y óleos. Estará abierta hasta el próximo 22 de enero.

Pissarro's People huye de los cuadros más conocidos, paisajes y escenas urbanas, para centrarse en las obras con presencia humana, tanto retratos como escenas corales, sobre todo referidas a labores agrícolas. En este sentido la exposición tiene un carácter pionero.

El comisario de la muestra, Richard R. Brettell, señala que la selección de las obras se basó en las "tres grandes dimensiones" de la vida del artista: sus lazos familiares, sus amistades y su intenso compromiso con el pensamiento político-social de su tiempo.

Lavanderas, criadas y campesinos

Además de retratos de su esposa e hijos, destacan los cuadros de trabajadoras domésticas (lavanderas y criadas) y de campesinos. Son estos lienzos los que otorgan al artista su carácter único, ya que el resto de sus contemporáneos impresionistas otorgaban muy poca o ninguna importancia a la figura humana.

Hijo de un judío sefardí de origen portugués y de una dominicana, Pissarro nació en la colonia danesa de Santo Tomás, en el Caribe. Aunque residió en Francia durante muchos años, nunca obtuvo la ciudadanía francesa y murió siendo danés.