Gobiernos tecnócratas en la zona euro: ¿son la solución definitiva para sacar de la crisis a Europa?

  • Grecia e Italia se han visto forzadas a un cambio de Gobierno, de carácter técnico y temporal, para cumplir las medidas exigidas por la UE.
  • Ambos países inauguran así una etapa en la que pesa más la política de la unión entre países que la política nacional.
  • Según los expertos, la salvación de la UE pasa por reformar su estructura económica y financiera con políticas comunes a todos los países.
  • BLOG: La conexión entre Monti, Papademos y Draghi.
Lucas Papademos (izquierda), primer ministro del gobierno griego de unidad nacional y Mario Monti (derecha), nuevo primer ministro de Italia.
Lucas Papademos (izquierda), primer ministro del gobierno griego de unidad nacional y Mario Monti (derecha), nuevo primer ministro de Italia.
EFE

El futuro próximo de Grecia y de Italia pasa por un gobierno de carácter técnico y temporal, que llevará a cabo con la mayor celeridad posible las reformas exigidas por la UE para salir de la crisis financiera que afecta a la Eurozona. Lucas Papademos (Grecia) y Mario Monti (Italia) han inaugurado en la Europa de los veintisiete un nuevo periodo en el que pesa más la política de la unión entre países que la política nacional.

Mientras algunos expertos opinan que los dos nuevos ejecutivos deberían haber sido legitimados previamente por la soberanía popular, otros creen que ha sido una solución buena y democrática. Para Juan Díez, doctor en ciencias políticas y profesor de la Universidad Complutense de Madrid, la designación de un Gobierno de tecnócratas es necesaria, ya que "el tipo de decisiones que tienen que tomar son muy técnicas" y "no todo el mundo sabe lo suficiente", explica Díez. "Son personas competentes en temas que ahora son necesarios", añade este experto.

"Golpe de Estado"

Sin embargo, la opción de formar un gobierno técnico en lugar de convocar desde un primer momento elecciones es vista por Alberto Montero, profesor de Economía Aplicada de la Universidad de Málaga, como "un golpe de Estado de los mercados". Para Montero, "ningún gobierno que no sea legitimado por la soberanía popular es una buena solución", ya que "desde el momento en que no son elegidos por los ciudadanos se produce una completa violación de la democracia".

Por el contrario, Díez opina que lo que han hecho en Italia y Grecia "es democrático y legal". Según este politólogo, en un momento en que la crisis financiera es tan grande, "se requiere tomar medidas deprisa", mientras que "convocar unas elecciones lleva tiempo". Eso no quita que no sea democrático, señala Díez, ya que "lo democrático va acorde con las leyes de cada país". En el caso italiano, el presidente de la República, Giorgio Napolitano, fue el que encargó, tras la dimisión de Berlusconi, al excomisario europeo Mario Monti que formara un nuevo Gobierno. "Podían haberse convocado elecciones", indica Díez, "pero llevaría más tiempo".

Según Díez, la elección de Monti "no ha sido un golpe de Estado del presidente de la República italiana, sino que (Napolitano) ha sugerido a alguien (Monti) que tiene que contar con el respaldo de la cámara, los representantes del pueblo, para gobernar". En este sentido, "es igual de democrático Mario Monti que Silvio Berlusconi", opina Díez.

Montero, por su parte, cree que la tendencia de los nuevos ejecutivos italianos y griegos es que "se van a tratar de aliar sobre la vía de que, como son tecnócratas, pueden hacer lo que les conviene y aplicarán los planes de ajuste de la UE sin apoyo popular previo".

Mayor protagonismo de la UE

En lo que sí se ponen de acuerdo los expertos es en que la salvación de la UE pasa por reformar su estructura económica y financiera. "El problema de los desequilibrios en Europa no obedece a cuestiones de izquierdas o de derechas, sino a una mala construcción de la Unión Europea, que no tiene mecanismos políticos para reequilibrar sus problemas económicos", señala el profesor de Economía Aplicada Alberto Montero.

Para Juan Díez, la UE tiene dos posibles escenarios a corto plazo: "O salta por los aires y cada país vuelve a ser independiente, o por el contrario se va a una unión económica de verdad. Lo que no puede haber son 27 políticas laborales, presupuestarias y fiscales distintas. ¿Cómo vamos a tener una política común con tantas políticas diferentes?", formula este politólogo, que ve el segundo escenario como el más probable.

La solución, según Díez y Montero, está en la necesidad de una política económica común, en donde los países que integran la UE "tendrán que renunciar a su soberanía en lo económico como nunca lo habían hecho hasta ahora", apunta Díez. "Estamos ante una Europa más intervencionista, que ya no pide, exige", añade. De ahí lo que ha pasado en Grecia, explica Díez, en donde Papademos tiene el reto de formar un Gobierno de unidad nacional: "Un partido solo no va a poder arreglar esta crisis, se requiere el apoyo mayoritario para eso", sentencia el politólogo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento