El ministro de Trabajo e Inmigración, Valeriano Gómez, ha propuesto hoy destinar 9.000 millones de euros a medidas que permitan incentivar la creación de puesto de trabajo en España, una cantidad que prácticamente triplicaría la que se destina actualmente a la bonificación del empleo.

En declaraciones a los medios de comunicación en un acto electoral con los socialistas de Baleares, Gómez ha indicado que esta propuesta se concretaría en el marco de un gran Pacto por el Empleo que incluiría la que ha calificado como "la medida más importante que nunca se aplicado antes en España" para mejorar el estimulo de la economía y el mercado laboral.

Este nuevo programa de empleo, ha explicado, se financiaría con el dinero que se recaude de los tres nuevos impuestos que el Partido Socialista plantea en su oferta electoral; el impuesto sobre grandes fortunas, el impuesto sobre los beneficios de la banca y el impuesto sobre patrimonio.

Ello permitirá, según el ministro, que las pequeñas y medianas empresas "tengan las seguridad y la garantía" de que durante de cuatro años sus cotizaciones sociales se van a ver mermadas considerablemente, empezando con una cotización cero durante el primer año.