Falsalarma
El Santo, Titó, Dydache y DJ Neas, los componentes de Falsalarma. Boa Music

Llevan casi una década creando rap aguerrido y codeándose con los principales grupos de la escena nacional. A pesar de la inestabilidad del mercado, los catalanes Falsalarma acaban de publicar su cuarto álbum, Dramática. Hablamos con Titó, uno de los cofundadores -junto a su hermano 'El Santo'- de la formación.

Su nuevo CD se llama 'Dramática'. ¿Es así cómo ven la situación actual?
El título hace alusión a estos días difíciles que nos ha tocado vivir, a la crispación que hay en la calle, a la crisis... Nosotros vivimos los mismos problemas que cualquier otro ciudadano de a pie y cuando nos inspiramos, volcamos en el papel lo que nos molesta. Sin embargo, el disco tiene puntillitas de esperanza aquí y allá, ¡no queremos pasarnos el día llorando! Hay que salir adelante, aunque sea currando el doble y cobrando la mitad que antes.

Dicen que lo suyo es rap sin flores. ¿Qué tienen en contra las flores?
(Risas) Supongo que quienes dicen eso se refieren a que hacemos temas sin pelos en la lengua y a que no nos callamos ni debajo del agua. Tanto en el rap como en la vida real, hay falsedad, 'rap de pegatina'. El nuestro no tiene máscaras.

No nos callamos ni debajo del agua, nuestro rap no tiene máscaras En vuestro primer single, 'Aire', hay muchas referencias pictóricas. ¿Sois del club de los raperos culturetas?
Para nada. Generalmente 'El Santo' escribe sus letras y yo, las mías. Fue una coincidencia que ambos mencionáramos diferentes cuadros en la misma canción. Pero no somos culturetas, sino personas supercorrientes y normales a quienes les gusta estar al día de lo que ocurre en el mundo y tener los pies en el suelo.

¿Por qué el rap español no está en las listas de ventas?
El rap es un género crítico, habla de la cruda realidad, toca la llaga, y eso no gusta a todo el mundo. La mayoría de los medios prefieren difundir géneros como el pop, que tocan el amor y temas más "bonitos", y que llegan a más gente. No es que los medios censuren al rap, sino que lo aparcan. Además, hay muchos clichés negativos y leyendas urbanas en torno a los raperos que no son ciertos. Hay que vivir con eso.

Pero en EE UU sí que figura en los ránking de los discos más vendidos.
No hay que olvidar que EE UU es la cuna del rap. De todas formas, los grupos que llegan a los primeros puestos de EE UU no son raperos... al uso. En sus propuestas hay mucho de márketing y de negocio y no dudan en unirse a los artistas que triunfan para romper los top. Tanto en España como en Europa esas cosas se miran con lupa, lo comercial aquí es peliagudo. Nuestra prioridad no es estar ahí arriba. Alejarse del rap clásico para convertirse en un producto comercial está mal visto, es como venderse y dejar claro que el principal objetivo de uno es ganar dinero. Nosotros haríamos rap aunque no obtuviéramos nada con ello. Se hace por amor al arte.

Hace algo más de diez años despuntaron en España raperos como Frank T, que tuvo mucho que ver con sus comienzos. ¿Cuánto ha cambiado el rap desde entonces?
Muchísimo. Antes no se subía tanta gente al carro y ahora hay grupos de rap hasta debajo de las piedras. Esto ha traído una mayor variedad de estilos y, por lo tanto, un público más amplio. También ha aumentado la calidad.

No es que los medios de comunicación censuren el rap, sino que lo aparcan ¿Y cómo ha evolucionado el de Falsalarma?
Hemos crecido en nuestras letras: ahora ponemos más hincapié en contar lo que queremos contar a la primera, de una forma menos rebuscada, sin perder el estilo. El resultado es más sencillo y más fácil de entender, incluso cuando responde a contenidos más complejos. Además, nuestros temas son más maduros. Dos de nosotros, 'El Santo' y yo, hemos sido padres y eso se refleja en la música. Ahora nos planteamos el futuro de otra manera, con mayor profundidad, pensando en el mundo que se encontrarán nuestros hijos el día de mañana. Eso no quita, sin embargo, que en el disco haya también el 'vacileo' típico del rap, frases como "mira qué estilo, mira cómo lo hago", pero que son vacileos elegantes.

¿Por qué creéis que el rap conecta sobre todo con el público más joven?
Los jóvenes, los adolescentes, tienen un punto de rebeldía. Por ello, el hip hop es perfecto. Los jóvenes se identifican con el tono reivindicativo que practican muchas bandas, con sus mensajes y con sus historias de la calle, donde ellos pasan parte de su vida.

En vuestro muro de Facebook citáis a otras bandas de rap españolas. ¿Cuáles son las más interesantes del momento?
Están las más consolidadas, como Violadores del Verso, Tote King, SFDK, Capaz... ¡y nosotros también somos muy guapos y muy chulos! (risas). Pero también hay formaciones poco conocidas que se mantienen en el underground, casi escondidas, y que son muy interesantes. En nuestro entorno están Prome, Sucios Socios, Seismo... Se trata de quienes, en un momento dado, pueden dar el relevo a la escena. Desde hace tiempo siempre estamos arriba los mismos y hace años que se pide un relevo de nombres nuevos que lo den todo y que nos dejen a todos flipaos. Ellos pueden hacerlo.

Biografía

La banda Falsalarma nació a finales de los 90 en el barrio de Las Termes de Sabadell (Barcelona). Está integrado por los hermanos 'El Santo' (David Navarro Romero) y Titó (Ángel Navarro Romero), ambos MC, así como el Dj Neas  y el productor Dycache Santiago. Poseen cuatro álbumes de larga duración y varios EP. A lo largo de su carrera han colaborado con artistas como Frank T, Tote King o El Chojin.