Alumnos
Un grupo de alumnos entra en su colegio. EFE

Los centros de educación Secundaria de la región son a día de hoy ingobernables. Los recortes aprobados por la Consejería de Educación a principios de curso han provocado que la mitad de los 324 institutos no hayan aprobado aún la Programación General Anual (PGA) que recoge tanto los contenidos pedagógicos a impartir durante el curso como las actividades extraescolares, los horarios, las fechas de evaluación o el reglamento interno a aplicar, según confirmóeste martes a 20 minutos Adimad, la asociación de directores de institutos de la comunidad.

La mitad de los claustros de profesores no aceptan la programación anualDesde que comenzó el conflicto educativo, profesores y sindicatos han venido alertando de que multitud de actividades pedagógicas, complementarias o tutorías no podrían llevarse a cabo debido al despido de 3.000 docentes interinos. Ahora, la mitad de los claustros de profesores no aceptan la programación anual y los consejos escolares de los centros afectados –de los que depende la aprobación final– han votado no aprobarla.

Sin viajes de estudios

Los profesores están diciendo que el programa previsto es inasumible e irrealizableLa negativa de claustros y consejos a dar el visto bueno a la programación tiene una consecuencia clara, tal y como explican desde UGT y CC OO. "Los profesores están diciendo que el programa previsto es inasumible e irrealizable, y que ellos no se comprometen a poder ejecutarlo", dicen.  El profesorado está obligado a impartir el contenido curricular, es decir, el temario básico de una asignatura, pero no todo aquello que la complementa y que "se va a quedar fuera, a pesar de ser fundamental", aclaran directores y docentes.

Los docentes saben que este curso no se podrán realizar los viajes de estudios que otros años sí han organizado los departamentos de idiomas, tampoco habrá visitas a museos, conferencias o videofórums en departamentos como Historia del Arte o Filosofía, entre otras, por lo que los claustros se han negado a aceptar lo que saben que no impartirán.

Una postura que refrendan desde la Fapa Giner de los Ríos. "Entendemos a los profesores, porque aprobar la programación sería como decir que todo está en orden y marcha correctamente, cuando no es cierto", explicó su presidente, que reconoció que hay "inquietud" en las familias.

No es para menos. La PGA no solo incluye los contenidos pedagógicos, sino cuestiones como las fechas de exámenes, los horarios o el reglamento del centro. Así las cosas, si alguien los impugna, el centro carecerá de respaldo jurídico para justificarlo.

Por su parte, la Consejería de Educación explicó este martes que una vez aprobada por el instituto y supervisada por la inspección, la programación le llega a ella en la primera quincena de noviembre. Unos plazos que se están cumpliendo "con normalidad".

Consulta aquí más noticias de Madrid.